Rafa Caballero: «Hijos del sur surge de la obra literaria de mi amigo escritor, Javier López Menacho»

Con «Trafalgar» ya empezó a recorrerse parte de la geografía española. Pero con «Hijo del sur» regresa pisando fuerte y haciendo una oda a su tierra, Andalucía. Y es que es importante saber a dónde vamos, pero también de dónde venimos. Rafa Caballero llega a La Fídula el próximo 2 de junio, para rescatar a todas las grandes figuras de su tierra.

Foto de Marina Talavera

¿Cómo surge «Hijos del Sur»?

De la obra literaria de mi amigo, escritor y también jerezano Javier López Menacho. Un libro donde Javi escribe veintiún relatos sobre veintiún personajes, artistas en general, que han dejado un legado cultural enorme en nuestra tierra, Andalucía. Me sentí identificado con la obra y me vino la inspiración.

¿Por qué es importante recordar nuestros orígenes?

Bueno, es igual de importante recordar de dónde venimos, que tener claro a dónde vamos. Pero está claro que los orígenes son la raíz. Creo que tenemos la obligación de conservar lo nuestro, cada tierra, cada región. Conservarlo, compartirlo y aceptar las costumbres y riquezas de las regiones vecinas. Los pueblos, la gente, la gastronomía, los idiomas, la jerga, el folclore. Son nuestros padres, nuestras abuelas. Si no somos capaces de cuidar eso, no queremos a nadie.

Importancia de la letra de Hijos del Sur.

La que tiene para mí es infinita. Como sureño y andaluz. Es una canción himno que rinde homenaje a las mujeres y los hombres que han sentido una tierra y la han convertido en arte. Supongo que el tiempo le dará su lugar.

¿Cómo fue contar con la guitarra de Paco Lara y la voz de Carmela Páez, La Chocolata?

En primer lugar con Carmela, La Chocolata. Nos habíamos felicitado por nuestros trabajos y ya comentamos hacer algo juntos. Tardé poco en plantearle cantar Hijos del Sur conmigo. Y menos tardó en sumarse. Ha sido genial compartirlo con ella, es una artista fuera y dentro. Transmite muy buena energía y mucha alegría.

Paco ha sido más en la distancia. Grabó las guitarras en Jerez, en el estudio de Alberto Román, bajista de todo mi proyecto Trafalgar. Lo llamé y le pedí que hiciera algo bonito por la causa y así ha sido.

¿Qué supuso para ti publicar este tema?

Como con todos, satisfacción. Cuando lo publicas es porque lo has dado por terminado. Y antes de dar una canción por terminada hay mucho trabajo detrás. Primero crearla, luego ensayos, arreglos, etc. Hasta llevarla al estudio. Si a eso le sumas que cada canción tiene un significado emocional, todo se multiplica.

¿Cómo ha sido la acogida de esta canción, en tu tierra especialmente?

Pues por una parte genial. Todo el público que se ha parado a escucharla y saborearla sólo tiene bonitas palabras y ha gustado mucho. Me he sentido un «Hijo del sur». Por otra parte, me quedo con un sabor de boca agridulce. Mi tierra es capaz de parir a Lorca, Camarón o Picasso, pero también es capaz de no ver más allá de una romería, un crucifijo o una campaña de turismo. Supongo que el tiempo nos dará la razón. Muchas veces hace falta morirse para que hablen bien de uno y su obra. Si es así ya lo disfrutarán mis nietos [risas].

¿Cómo fue la grabación del videoclip?

Con un presupuesto mínimo y un equipo maravilloso. Estuvimos dándole vueltas al asunto. Luego con todo pensado, nos llevó prepararlo una tarde y rodar a la mañana siguiente. Teníamos claro lo que queríamos y estamos contentos con el resultado. Todo sale va sobre ruedas si el equipo está implicado. Andrea Trigo, Eli Gavete (El Quinto Ateneo), Paty Martí, Celia Gómez…todas hicieron un trabajo brutal.

¿Qué supone presentar el nuevo tema en La Fídula?

Es el primer concierto de Trafalgar sólo para piano. La Fídula es un clásico de Madrid y del Barrio de las Letras. Nunca he cantado allí. Así que son muchos los factores que hacen de la noche del 2 de junio una noche especial. También es la primera vez que actúo en Madrid después de haber sacado el nuevo single , «Hijo del sur».

¿Por qué contar en este concierto con Pierrick Reglioni?

Pierrick es el músico con el que he trabajado desde el comienzo. Desde que Trafalgar era más una ilusión que un proyecto. Ha sido un año donde se ha volcado gran parte de lo musical en su talento y su piano. Ahora mismo somos uno en el escenario. No quiero que sea de otra manera.

Canciones de otros artistas que incluirías en una playlist de Spotify.

Es una pregunta complicada de contestar cuando en mi Spotify tengo muchas listas. Tengo listas de música francesa, italiana, tango, folclore mejicano, rock, soul, jazz, flamenco, etc. Es imposible nombrarte dos o tres canciones.

Anuncios

«Trafalgar en acústico», de Rafa Caballero llega mañana a Madrid

Mañana 18 de febrero, en la Sala Fulanita de Tal (Madrid), Rafa Caballero presenta su proyecto Trafalgar en acústico. El concierto es a las 21.30 horas.

Foto de Marina Talavera

Foto de Marina Talavera

Rafa Caballero continúa con la presentación de su primer disco en solitario, Trafalgar (2016. Con él en la mano, lanza también un nuevo proyecto: Trafalgar en acústico, un duelo musical donde la voz y el piano se retan en diferentes estilos y que dialogan a base de swing, blues, jazz, bossa, flamenco, tango, boleros o rancheras, entre otros. Este programa de conciertos arranca en Madrid, mañana sábado 18 de febrero en la sala Fulanita de Tal y después recorrerá diferentes ciudades españolas a lo largo de los próximos meses. En esta gira acústica, el cantante va acompañado por el pianista francés Pierrick Reglioni. Para el estreno en la capital, el show contará también con el batería Alfredo Martín (Alfie) como músico invitado.

Trafalgar en acústico ofrecerá una revisión inédita de los temas propios de la ópera prima de Rafa Caballero y también una selección de grandes clásicos de la canción hispanoamericana. En este primer disco publicado hace unos meses, Trafalgar, el cantante jerezano afincado en Madrid mezcla boleros, rancheras y medios tiempos con pinceladas de jazz y flamenco donde la voz, las letras y el sonido del piano son las señas de identidad. «Yo soy un escritor de canciones, más allá del estilo y los sonidos. Lo que hago es contar y cantar mis historias», plantea Rafa Caballero. El trabajo, grabado en los estudios Lalavalab de Madrid, ha obtenido en este tiempo el asombro y el aplauso de crítica y público por ser un disco arriesgado hoy en día y original.

El que fuera cantante y compositor de Hoja de Ruta, y de otros grupos anteriores, se ha rodeado para sus primeros pasos en solitario de músicos de solera como son el citado Pierrick Reglioni al piano (83 Nolystreet), Rayco Gil a las percusiones (Marcela Moreno, Little Wonders), Alberto Román al bajo (Sadunia) y Alfredo Martín a la batería (Hoja de Ruta, Afro Night), con quienes Rafa Caballero seguirá presentando también su Trafalgar en eléctrico durante este año. Otros músicos como Iria Armesto (The Chinese Birdwatchers, Amaral) o David Pardo (Hoja de Ruta) han colaborado también en el CD.

Rafa Caballero, uno de los artistas del Circuito Independiente de San Isidro

IMG_6421

Fue uno de los integrantes de la banda «Hoja de ruta». Sin embargo, ahora Rafa Caballero se ha decidido a actuar en solitario. «Trafalgar» es su primer trabajo. Un álbum muy especial que el jerezano presentará este sábado 12 de mayo en la Sala Clamores. Y es que el «escritor de canciones» entra de esta manera en el Circuito Independiente de Música, de las Fiestas de San Isidro.

¿Qué te llevó a empezar tu carrera en solitario?

Rafa Caballero. Yo como me considero escritor de canciones y tengo ese nervio y no paro de realizar nuevas canciones, en el proyecto en el que estaba anteriormente, me estaba limitando un poco y tenía un repertorio bastante olvidado.  Así que tenía ganas de retomarlo. Además, hace tres años, unos amigos me hicieron una especie de crowdfunding muy personal. Fue un regalo de cumpleaños precioso. Y eso me ayudó a lanzarme y decirme a mí mismo que me tenía un poco abandonado y que era mi momento. Por esas fechas también conocí a Pierrick Reglioni, que es el pianista, y empezamos a trabajar juntos. Y después se unieron Alberto Román, el bajista, que vino desde Londres, Rayco Gil con la percusión y Alfredo Martín, el batería, que siempre ha formado parte de mi carrera musical. Así que fue un cúmulo de cosas las que me ayudaron a decidirme.

¿Cómo ha sido trabajar con todos ellos en este proyecto?

RC. Ha sido muy buena experiencia. Lo que más me costó fue trabajar Pierrick, que es un pianista muy completo, que viene del jazz; y a mí, que venía del rock & roll, me faltaba el rodaje de hacer algo de más duración. Así que con él, fue con el que más tuve que trabajar. Aun así, fue todo muy fluido porque le gustaban mucho los temas. Nos centramos en las canciones, más que en el directo, que es lo que nos estamos centrando ahora. En definitiva, ha sido muy cómodo trabajar con músicos de primera división, como digo yo.

También ha habido colaboraciones con otros músicos como Iria Ernesto, Carlos Sosa, Iván del Castillo y David Pardo. ¿Cómo se dieron estas colaboraciones?

RC. David, por ejemplo, viene de mi proyecto anterior y es un compañero y músico de hace mucho tiempo. A Iván lo conocí por mediación de Rayco, que es un percusionista que toca con muchas bandas de Madrid; igual que Iván, que es un gran trompetista. Y la verdad es que nos conocimos en el lugar de ensayo, igual que con Carlos Sosa (de Fuel Fandango). Con Iria, que ha colaborado en algunos temas con Amaral, fue por amistad. Fue genial, porque son todos unos grandes músicos. Les propuse la idea y como les gustó el material, aceptaron. La verdad es que tenía claras las colaboraciones desde el principio, pero no sabía exactamente con quién.

IMG_6996

¿Por qué llamar al disco «Trafalgar»?

RC. Tiene varios motivos. En primer lugar, porque yo compuse un tema llamado así, que es el que más identifica el proyecto y es el más bonito también. Además, «Trafalgar», el libro de Benito Pérez Galdós, me fascinó cuando lo leí con 15 de años. Y en uno de los temas que compuse hace tiempo, hablo de esa obra, sin llegar a nombrarla. Así que, en parte, es un homenaje al libro. Otro de los motivos, es que soy de Jerez de la Frontera (Cádiz) y el faro de Trafalgar está allí en Caños de Meca. Así que, todo tenía una conexión. De hecho, lo hablaba con Pierrick, que es francés. La batalla de Trafalgar tuvo lugar entre franceses y españoles, que lucharon contra los británicos, y claro, teníamos esa broma.

Entonces, como has mencionado anteriormente, el disco nace de rescatar todos esos temas que tenías olvidados.

RC. Claro, son los temas que yo tenía ya hechos. De hecho, para el sector que ya me conocía un poco, hay canciones del disco que le van a sonar. Porque los hemos rescatado y reinventado a este nuevo estilo, para que todo tuviera un sentido. Quizás son las canciones que más han funcionado en otros momentos, como cuando estaba en mi anterior proyecto, «Hoja de ruta», o que hice yo en solitario y han gustado mucho. Así que la idea era esa, tenerlas vestidas con un mismo traje y aprovechar esta obra para arrancar. Quiero pensar que dentro de un año estamos grabando otro disco, con más temas. Este es el pistoletazo de salida.

¿Por qué elegir «Para cuidarte» como primer single?

RC. Fue complicado, porque por un lado, como «Trafalgar» era la canción inédita en mi entorno, me planteé que fuera esa el Pero quizás, como es un tema más valiente, diferente, no tiene estribillo, no era muy adecuado. Sin embargo, «Para cuidarte» fue una canción que funcionó muy bien cuando la di a conocer. Además, es una composición que no te descubre el disco, pero sí te deja clara la intención. Es un bolero, con una letra muy atrevida, tiene un estribillo y es un tema más convencional al oído. Es el más sencillo para llegar a la gente.

¿Cómo fue el proceso de grabación en directo?

RC. El disco fue grabado completamente en directo, excepto algún reccording que ha habido luego de alguna percusión. Pero el grueso del álbum: piano, percusión, batería y bajo, que es el bloque principal, es en directo. Como ya he dicho, hay algún detallito que se ha añadido después, pero la gran parte es en riguroso directo. Es más, se grabó en un par de días, en los que los nervios estaban a flor de piel. Y es que cuando se pone el piloto en rojo, te paras a pensar en que a pesar de que estaba todo ensayado, el estudio es muy chivato y ves que los temas caminan de una forma, y hay que ir parando. O se te ocurren nuevas cosas mientras grabas. De cualquier manera, fue una experiencia muy bonita.

digipack 2+1_libreto ranura

¿Qué supone para ti presentar el disco en la Sala Clamores de Madrid?

RC. Para mí es una pasada. Llevo diez años en Madrid y siete de ellos he estado con un proyecto de rock & roll, y ya me parecía increíble actuar en la Sirocco o en la Moby Dick. Y es que yo también he tenido 15 años y los grupos que yo escuchaba, que actuaban en todas esas salas. La Clamores la tengo virgen [risas]. Por un lado, estoy con un poco de miedo, y por el otro estoy ilusionado. Encima está al lado de la calle Trafalgar [risas]. Se han dado una serie de circunstancias muy bonitas, como que hemos entrado en el Circuito Independiente de San Isidro o que vienen mi familia y mis amigos a verme.

¿Alguna sorpresa que se pueda avanzar?

RC. Tan solo decir que habrá alguna canción, más allá del disco. Aunque de momento, queremos ver cómo funciona este nuevo formato que estamos llevando a los directos. Eso sí, lo que sí se promete es que algunas de los músicos colaboradores del disco, estarán como invitados en el concierto. Es entrada libre en la Sala Clamores, así que seguramente venga gente interesada en consumir música. Va a ser un concierto muy dinámico y divertido.

Para acabar, una curiosidad. ¿Por qué te defines como un escritor de historias y no como músico?

RC. Yo di con la música de rebote, porque al principio éramos cuatro chavales que querían hacer ruido. De hecho, nos reuníamos en un local de ensayo que tenía un amigo. Pero yo lo que siempre he hecho ha sido escribir. Así que nunca me he considerado un buen músico, en cuanto a instrumentos. Por ejemplo, los músicos con los que he grabado, sí que los considero músicos 100% y yo soy más escritor de canciones. Que eso no significa que no produzca o que no sea una persona musical. Pero creo que hay que saber qué lugar ocupa cada uno.


Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

Marta Villar

Relatos autoficcionados

El mundo de Gatsby

"Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista."

Elocuencia Etérea

Blog de una periodista.

Escritura y música

En este espacio se encuentra una infinita interacción entre versos y canciones

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Alex Martínez Web

Toda la información sobre la trayectoria profesional del actor

venerandum

"Abstraerse del momento por el simple hecho de recordarlo."

Mi vida en Tokio Blues

Una carta un 30 de septiembre, un mes de enero sangrando y un anillo para decir 'te quiero'