Madrid azotada por la tormenta del metal

Un festival, cuatro ciudades, tres bandas. El «Alma de Fuego Fest» es la propuesta de Zenobia para presentar su nuevo álbum, «Alma de Fuego II». El pasado 17 de marzo, fue el turno de Madrid.

A las 19.30h, con una puntualidad extrema, apareció Regresión para abrir el festival en la Sala Penélope. Llegaron con la clara intención de liberar a todos los «Prisioneros» que fueron encarcelados aquel fatídico «5 de noviembre». Cuarenta minutos que pasaron rápido y que dieron para mucho. Tiempo suficiente para que, con «La Balada de Trafalgar», aparecieran «Mil sirenas». Y es que, ¿hay algo mejor en «Un día como hoy», que alzar la voz y decir que «Sigo vivo»?

Guadaña fueron los siguientes. Con «Aún sigo en pie», nos enseñaron a todos a «Ser uno mismo». Y para quien tuviera dudas todavía, también mostraron eso de «Yo soy la ley». Ni siquiera el «Dios del trueno» pudo imponerse con su «Némesis», pues «Nuestra revolución» fue mayor. Fueron 60 minutos donde las voces de cantantes tuvieron una extraordinaria fusión, aunque no ocurrió lo mismo sobre el escenario, donde se les vio algo confusos y llegaron a molestarse entre ellos en un par de ocasiones.

No eran las 22.00h todavía. Por fin el plato fuerte, Zenobia. Con la rapidez con la que se disparan «100 dardos», los riojanos fueron apareciendo uno a uno en el escenario. La escalinata en la que rezaba el emblema «Militia est vita», junto a la imponente batería de Javi Herrero con los habituales platillos rojizos y la Z en los dos bombos, ocupaban la parte central del escenario. Mientras, como guardianes del reino, estaban el Genio de Aladdin y Jack, las mascotas de Víctor de Andrés.

Como si se tratara de «La última vez» y como si no hubiera un mañana, «Ícaro» apareció envuelto «Entre tinieblas». Venía dispuesto a dar guerra. Sin embargo, gracias a «El pacto», su «Corazón de hielo» reblandeció.

Los riojanos incluso nos llevaron hasta «Las arenas de Palmira». Era «Mi destino» llegar hasta allí. Igual que demostrar cuán «Valiente» soy. Aun así, a pesar de prometer que «No voy a llorar por ti», no pude evitar pedirte una cosa: «Vuelve». Por eso, acabé por mostrarme «Ante tus ojos».

Atravesamos miles de «Océanos de fuego». Era momento de reunirnos y cantar juntos aquello de «Brindemos por una canción». Con la furia ya desatada en la sala, se dirigió a mi uno de mis acompañantes al grito de «Mi alma es tempestad». Parecía convertirse en el mismísimo «Ángel Negro» y todo podría haber dado un giro dramático de no ser porque, mirándole a los ojos, le aseguré que «Borraré tu nombre».

Jorge daba el aviso, el último tirón del concierto no iba a ser coser y cantar. Comenzaba el abordaje y los disparos de cañones, con «Una de piratas». Afortunadamente, «La tormenta» no arreció en ningún momento. Ni siquiera cuando el concierto llego a su fin. Y es que la verdadera tormenta, la creamos nosotros. Es algo que, inevitablemente, «Lo llevo en la sangre».

Al finalizar el concierto, los componentes de la banda bajaron del escenario para compartir con los asistentes impresiones, comentarios y muchas fotografías. Pudimos preguntarles sobre sus próximas actuaciones, que serán en Bilbao y Barcelona, siguiendo la gira «Alma de Fuego Fest». También actuarán en los festivales Viña Rock y Leyendas del Rock. Y están planeando una visita a tierras latinoamericanas a finales de año.


Texto: Lourdes Martínez & Joaquín Corbí

Zenobia presenta «Alma de fuego II» en Madrid

A finales de 2016 publicaban su nuevo álbum, «Alma de fuego II». Y con el cambio de año, toca gira. El «Alma de Fuego Fest» comenzó el 11 de febrero en Burgos y el próximo 17 de marzo, llega a la capital del reino. Zenobia presentará su trabajo más reciente en la Sala Penélope de Madrid. No estarán solos, porque compartirán escenario con las bandas Regresión y Guadaña. Un tour, que continuará por las ciudades de Bilbao y Barcelona.

foto_zenobia

«Alma de fuego II» llega siete años después de su predecesor, del segundo álbum de la banda, el que fuera el más emblemático, «Alma de fuego». Con este nuevo trabajo, las demandas de los fans, obtienen su merecida respuesta. Y es que, tanto el título del nuevo disco, como el sonido del mismo, nos devuelven a los Zenobia más duros, a los Zenobia del año 2009.

El álbum ha sido grabado y mezclado, una vez más, por su productor habitual Dan Díez en los estudios Rock Lab de Haro (La Rioja).

Esta segunda entrega llega con novedades. Haber fichado por Maldito Récords no es la única. Jorge Berceo, Víctor de Andrés, Salva Hache y Javi Herrero, cuentan con una nueva incorporación en su banda: la de Ernesto Arranz a los teclados. Pero las buenas nueva no quedan ahí. El Orfeón Logroñés colaboró con Zenobia, en la grabación del tema «Militia est vita».

Zenobia en los Premios MIN

La banda riojana está también de enhorabuena, por haber pasado a la siguiente fase de los Premios MIN. Optaban a siete de las candidaturas de estos premios a la música independiente: Mejor Artista, Canción del Año, Mejor Álbum, Mejor Álbum de Rock, Mejor Productor, Mejor Videoclip Musical y Mejor Diseño Gráfico. Y el próximo 28 de marzo, sabremos si el nombre de Zenobia está entre los ganadores.


ENTRADAS DISPONIBLES EN TICKETEA

Viernes, 17 de marzo 2017

Sala Penélope (C/Hilarión Eslava, 36)

Metro: Moncloa

Apertura de puertas: 19.30h

Concierto: 20.00 horas


 

 

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

Marta Villar

Relatos autoficcionados

El mundo de Gatsby

"Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista."

Elocuencia Etérea

Blog de una periodista.

Escritura y música

En este espacio se encuentra una infinita interacción entre versos y canciones

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Alex Martínez Web

Toda la información sobre la trayectoria profesional del actor

venerandum

"Abstraerse del momento por el simple hecho de recordarlo."

Mi vida en Tokio Blues

Una carta un 30 de septiembre, un mes de enero sangrando y un anillo para decir 'te quiero'