Cómo adentrarse «En la espiral» de Lori Meyers

Cuatro años han tardado. Pero es que todo lo bueno se hace esperar. Después de que en 2013, viera la luz «Impronta», llegaba el turno de «En la espiral». Con esta ansiado disco, los granadinos Lori Meyers, firman su vuelta a los escenarios. Aunque realmente, Noni López, Alejandro Méndez, Alfredo Núñez, Miguel López, J.J. Machuca y Miguel Martín, nunca se han terminado de bajar de ellos.

La gira «En la espiral» ya ha comenzado, y el próximo 24 de marzo pasará por Madrid. La Riviera será testigo del espectáculo de los de Granada, que irán acompañados por la banda madrileña, Naranja.

Pregunta. ¿Cómo nace «En la espiral»?

Alfredo. Nace después de un periodo largo de tiempo, porque llevábamos casi cuatro años sin editar disco. Pero sí que es cierto que casi los tres primeros años estuvimos de gira con «Impronta» y este nuevo álbum, lo empezamos a confeccionar hace poco más de un año. Surge en el local de ensayo, porque queríamos recuperar un poco esa esencia que habíamos perdido con tanta gira y tanto disco seguido. Necesitábamos un tiempo también para descansar, para volver al local, para perder el tiempo ahí y que emanaran nuevas ideas. En definitiva, queríamos que el nuevo disco fuera sincero, honesto y queríamos estar contentos con el resultado.

P. Casi cuatro años desde «Impronta». ¿No se ha hecho larga la espera?

A. En este tiempo en el que todo va tan rápido, creo que los grupos deberían tener más calma. En nuestro caso, no se ha hecho largo porque no hemos dejado de hacer cosas. Hasta el año pasado estuvimos con «Impronta». Así que fue terminar la gira y ponernos un poco con la cabeza en el nuevo álbum. Hemos tardado, pero era un tiempo que requeríamos. También grabamos en dos tandas, una fue en Casa Murada y la otra fue en Granada, con las voces y los arreglos. El proyecto también se atrasó un poco, por las mezclas, ya que tardamos en encontrar el resultado que buscábamos.

P. Aun así, no habéis dejado de girar. ¿El público no pedía más?

A. Creo que podríamos haber hecho incluso otro año de gira, porque no dejaban de llamar. Y la gente sí que es verdad que siempre quiere escuchar temas como «Mi realidad», «Emborracharme» o «Alta fidelidad». Pienso que fue más una cuestión nuestra que del público. Teníamos ganas ya de salir al escenario con nuevo material y poder defenderlo.

P. ¿Por qué «En la espiral»?, ¿qué sentido tiene el título?

A. El sentido es doble o incluso triple. Aunque la connotación no deja de ser la misma. El proceso de grabación del disco, ha sido un poco en espiral: meternos en el local de ensayo, darle vueltas a tres acordes, a los ritmos, a las canciones en sí, hasta que salían como queríamos. Además, el sentido de muchas letras también son muy en espiral: parece que la sociedad va a muchos sitios y a ninguno en concreto, la sobreinformación, la pérdida de valores…Todo ello nos lleva a una espiral de la que no sabemos salir, pero que no deja de tener un principio y un final.

P. ¿Cómo fue trabajar con Ricky Falkner como co-productor?

A. Muy bien, porque a Ricky ya lo conocíamos. De hecho, trabajamos con él en «Impronta». Solo tuvimos que decirle que necesitábamos unos oídos limpios, que vieran lo que nosotros no podíamos ver. Ricky ha sido co-productor, ya que nosotros mismos ya habíamos producido el disco. Lo que nos hacía falta era su visión, ese punto de gran músico, de multi-instrumentista y de amigo.

P. ¿Por qué elegir «Evolución» y «Siempre brilla el sol» como adelantos?

A. «Evolución» fue el tema cero. Hoy en día, antes de publicar el primer single, se saca un avance de lo que será el disco. Está bien, porque al final no singularizas en un solo tema y vas mostrando pinceladas de lo que es el disco en su conjunto. «Evolución» fue el primero porque reunía todos esos posibles matices del álbum: cambio en el sonido, en las estructuras de algunas canciones, el final tan cinematográfico, la letra que es tan autocrítica con el ser humano, etc.

P. El disco abre con «Vértigo I» y cierra con «Vértigo II». ¿Nos encontramos ante un disco circular?

A. Es precisamente un poco esa espiral. Tiene un prólogo y un epílogo, sí que es verdad. Y creo que entre esos dos puntos es donde se confecciona esa espiral. Le daba una connotación más a lo que es el título, pero en ningún momento se buscaba de manera consciente. Fue saliendo conforme avanzaba el álbum. Estas dos canciones son parecidas en cuanto a armonía, por lo que le daba ese carácter circular. Pero en cualquier caso, también suponen un principio y un final.

P. ¿Queda algo de los Lori Meyers de «Impronta» en «En la espiral»?

A. Queda todo de los Lori Meyers desde que nos juntamos en 1998. Obviamente, en cada disco evolucionamos, tanto personal como musicalmente. Yo creo que eso se refleja en cada álbum. Sin embargo, ningún disco se podría haber hecho si no hubiera existido el anterior. La carrera de un grupo siempre es consecuencia de sus trabajos anteriores.

P. ¿Cómo afrontáis la nueva gira?

A. Con muchas ganas, la verdad. Porque es algo que nos pone mucho a los artistas, el girar de nuevo y defender en el escenario las nuevas canciones. Tiene otra tensión, otros nervios diferentes, nuevas sensaciones. Queremos dar un pasito más, ya que entre otras cosas, vamos con una infraestructura mayor. La idea es avanzar y potenciar un poco el espectáculo.


 

Versos Rotos quema Madrid

IMG_2223

Fotos de Alicia Delicado

Llegaron a Madrid desde Alicante, con la intención de «quemar» Costello Club y lo consiguieron. Puede que la sala no estuviera a rebosar, pero que hicieron bailar al público es un hecho. Vinieron a jugársela y no salió mal. Una hora de concierto que se esfumó casi como un suspiro y que dejó a más de uno con ganas de más. Y es que Versos Rotos supo cerrar con «energía» un buen concierto, que sus compañeros de la banda «Naranja» abrieron con acierto.

Pregunta. El año pasado publicasteis «Vacío Cuántico», ¿cómo lo definiríais?

Versos Rotos. «Vacío Cuántico» ha sido un gran salto en nuestra carrera, ya que lo grabamos con José Caballero, que es un productor de renombre. Además, justo este año, tras grabar el EP, le han dado el Premio al Mejor Productor Independiente. Y lo cierto es que ha sido un lujo trabajar con él, porque es un profesional que ya sabe cómo funcionan las cosas en este ámbito, lo que además te motiva a seguir en este mundo.

IMG_2236P. Precisamente, la siguiente pregunta era que cómo fue la experiencia de grabar junto a José Caballero en los Estudios Neo.

VR. José, además de ser un gran profesional, es una gran persona. Es un hombre muy llano y sencillo, lo que nos ha ayudado mucho. Y la manera que tiene de trabajar es muy metódica e intensa.

P. ¿Qué significa el tema «Energías» para vosotros?

VR. «Energías» engloba en un solo tema, el ideal y la historia de «Versos Rotos». Es lo que sentimos, lo que necesitamos. Nosotros seguimos peleando por nuestro sueño. Y es que «Energías» es precisamente eso: la lucha constante por los sueños. Así lo hemos querido reflejar en el videoclip, mediante la historia del protagonista, interpretado por Raúl D’Alessandro, quien pelea día a día por ayudar a su madre enferma. Poco a poco, gracias al esfuerzo, su vida va mejorando. Es una metáfora de nuestra propia vida. En nuestro caso, nuestra lucha es en el mundo de la música, que es muy duro.

IMG_2233P. ¿Cómo fue la experiencia de grabar el videoclip y trabajar junto al cineasta David Valero y al boxeador Raúl D’Alessandro?

VR. Fue una experiencia muy positiva y muy bonita, porque no habíamos grabado nunca un videoclip de la forma en la que hemos hecho este. El videoclip anterior se hizo realizando varias tomas mientras nosotros tocábamos en directo. Sin embargo, el vídeo de «Energías» exigía una tarea previa de pre-producción, que duró varios meses. Se grabó en octubre, pero en junio ya sabíamos cómo sería: teníamos los guiones con las respectivas escenas. A todo este trabajo no nos habíamos enfrentado nunca, pero la verdad es que David Valero lo hizo todo muy fácil. Nosotros éramos cuatro niños disfrutando de tres días de grabación.

Y en cuanto a Raúl, hizo un enorme trabajo. Sin ser actor, ya que él se dedica al boxeo, hizo un «papelón», con expresiones que realmente reflejaban el dolor de ver a su madre mal y tener que ayudarla.

Fue un lujo trabajar con todo el equipo. Desde David y Raúl, hasta Miguel con el tema de la fotografía y Sandra con el atrezzo, pasando también por las chicas de maquillaje. Todos se portaron de maravilla y hubo un buen rollo increíble.

IMG_2227P. El hecho de que San Vicente del Raspeig también se volcara con el proyecto, supondría un subidón…

VR. La verdad es que sí. Hubo mucha gente que se prestó como figurante. Y a nivel de comercios, también se volcaron muchísimo. Ninguno nos cerró las puertas, más bien al contrario: todo el mundo fue muy servicial, querían que hiciéramos este trabajo y nos apoyaron mucho. Fueron tres días intensos, de no sé cuántas horas de trabajo, pero muy bonitas. ¡Y la verdad es que ya tenemos ganas de que David piense en el siguiente videoclip! [Risas].

P. ¿Qué ha supuesto para vosotros actuar en Madrid, en Costello Club?

VR. Es la primera vez que actuábamos nosotros por nuestra cuenta, sin ser teloneros de ninguna otra banda, aunque sí que compartimos escenario con «Naranja». Nosotros organizamos el concierto y vinimos a jugárnosla [risas]. Era motivador porque era la primera vez que veníamos, sin saber realmente qué pasaría. Además, Costello Club era una sala en la que teníamos que tocar sí o sí. Lo teníamos claro desde que nació la banda o al menos desde que cambió de rumbo el proyecto. Y en casi nuestro décimo aniversario, venir a Madrid era obligatorio. Además era un reto para nosotros, porque estamos acostumbrados a hacer bolos en Alicante y allí más o menos, podemos saber cómo pueden funcionar, pero en Madrid no.

P. Casi 10 años como banda. ¿Tenéis pensada alguna manera de celebrarlo?

VR. Precisamente, en la furgoneta lo estuvimos discutiendo. La idea es hacer algo, pero el qué y el cómo todavía no se saben [risas]. Hay que hacer algo porque es obligatorio. En el quinto aniversario lo hicimos y en el décimo también. Hay que celebrarlo porque parece que si no se hace, no pasan las cosas.


Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

Marta Villar

Relatos autoficcionados

El mundo de Gatsby

"Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista."

Elocuencia Etérea

Blog de una periodista.

Escritura y música

En este espacio se encuentra una infinita interacción entre versos y canciones

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Alex Martínez Web

Toda la información sobre la trayectoria profesional del actor

venerandum

"Abstraerse del momento por el simple hecho de recordarlo."

Mi vida en Tokio Blues

Una carta un 30 de septiembre, un mes de enero sangrando y un anillo para decir 'te quiero'