Álex Martínez: «Es muy necesario rodearte de actores con magia, a la hora de trabajar y en el día a día»

AMCon tan solo 24 años, Álex Martínez puede presumir de tener una importante carrera como actor, sobre todo, en el mundo de la televisión. A los 18 años dejó su Palma de Mallorca natal, para pegar el salto en Madrid. Y entre los proyectos en los que ha participado en la capital, están «Física o Química», «Bandolera», «Isabel» o «Amar es para siempre». En plena emisión de la segunda temporada de «Bajo sospecha», el joven mallorquín explica cómo ha sido participar en la serie.

Pregunta. ¿Qué ha supuesto para ti formar parte del equipo de «Bajo Sospecha»?

Álex Martínez. Una gran alegría. A nivel personal he conocido a gente maravillosa y a nivel profesional ha sido una muy buena oportunidad para mostrar otro registro como actor. Lo cual siempre es interesante y necesario.

P. ¿De qué manera te propusieron formar parte de la serie?

AM. Hice prueba al inicio de la temporada para un personaje y más adelante me llamaron porque querían contar conmigo para interpretar a Rafi en el que encajaba más.

P. ¿Durante cuánto tiempo estuvisteis grabando la temporada y cómo fue?

AM. Desde octubre o noviembre mas o menos, hasta febrero. He estado grabando durante estos meses, con menos frecuencia que los protagonistas, porque mi trama es menor. Y el ambiente muy bueno.

P. ¿Cómo ha sido trabajar con Lluís Homar, Vicente Romero o Yon González, que ya formaban parte del elenco de «Bajo Sospecha»?

AM. Excelente, sin lugar a dudas. Es muy agradable grabar con ellos, nos hemos reido mucho. Ojalá volvamos a coincidir pronto y lo digo en serio, realmente es muy necesario rodearte de actores con tanta magia, no solo a la hora de trabajar, sino en el día a día de un rodaje, te permiten afrontarlo con más tranquilidad y disfrutarlo todavía más. Por suerte en todos mis trabajos he tenido buenos compañeros.

P. ¿Y hacerlo con actrores de la talla y del recorrido de Concha Velasco, Gonzalo de Castro o Luisa Martín?

AM. Más de lo mismo, son gente con la que da gusto estar, compartas o no secuencias. Uno solo puede estar más que agradecido y aprender de ellos. Son actores que se entregan al máximo y eso es muy bonito disfrutarlo, tanto como compañero como espectador.

P. Hablando de tu personaje, Rafi. ¿Cómo es?

AM. Rafi como se ha podido ver es un chico problemático, abandonado por su padre y con su madre como único apoyo, a pesar de la mala vida que le da a la pobre. Es un joven canalla, pero sin mal corazón. Quizá no ha tomado las decisiones correctas.

BS

Fotograma «Bajo Sospecha»

P. ¿Dejará el final indiferente a alguien?

AM. Habrá gente a la que le guste más y gente a la que le guste menos, pero está claro que todo quedará cerrado.

P. ¿Podrías hacer un balance de la temporada y del trabajo realizado en la serie?

AM. Creo que la temporada ha estado muy bien, ha mantenido al espectador enganchado y ha seguido con los ingredientes que la llevaron a renovar la temporada anterior. Ha sido muy potente.

P. ¿Sabes si habrá tercera temporada?, ¿te gustaría tener un hueco?

AM. En el caso de que la hubiera, es casi imposible que esté en ella. Cada temporada se centra en un caso en concreto y el entorno y los personajes cambian, excepto los principales.

P. ¿Tienes algún proyecto nuevo en mente?

AM. Hay un futuro proyecto en cine, pero aún esta todo en el aire. Solo puedo decir que me haría muchísima ilusión y que ojalá siga adelante.

Juanjo Payá: «Un periodista cultural es todo lo bueno que sean sus reportajes»

5

Juanjo Payá (Novelda, 1983) es licenciado en Ciencias de la Información por el CEU de Elche y ha cursado el Máster de Estudios Literarios en la Universidad de Alicante. Actualmente, compagina su trabajo en la sección de Cultura del Diario Información con la subdirección del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert al tiempo que ultima su tesis doctoral. Siempre ha estado vinculado al mundo de la cultura, gracias a la estrecha relación de su familia con el escritor Azorín. Su pasión por las letras y el periodismo lo han llevado a ser quien es hoy como profesional, y quizás también como persona.

Pregunta. ¿Por qué decidió estudiar periodismo?

Respuesta. En primer lugar, por mi amor por la literatura. Yo tenía claro que lo que me gustaba era escribir y disfrutar de la literatura. Sabía que el periodismo era una oportunidad de poder dedicarme a ella o, al menos, acercarme al oficio de escritor.

P. ¿Y qué le llevó a dedicarse finalmente a la sección de Cultura?

R. Siempre he vivido muy ligado a la cultura y a la literatura, porque he tenido una familia dedicada a ello. Mi padre gestiona los fondos culturales de la Fundación CAM de la provincia de Alicante y trabaja con referentes y legados como el de Carlos Arniches, Azorín, el marino Jorge Juan o el escritor Gabriel Miró. Uno siendo niño apenas lo percibe pero, poco a poco, descubre que existen esos libros y se acerca a ojearlos. Así es como empecé a amar el mundo de las letras y las humanidades. En la carrera, durante los estudios de periodismo, esa inquietud se disparó. Entonces ya todo vino encadenado: la carrera, el máster de Estudios Literarios… hasta hoy, en mi trabajo como periodista cultural del Diario Información de Alicante en una tarea que compagino con la realización de mi tesis doctoral sobre Azorín.

P. Y de ahí, al periodismo cultural…

R. Uno no encuentra la vocación de la noche a la mañana. Esto es un proceso de maduración, que va poco a poco. De hecho, recuerdo que el primer día que llegué a la redacción del Diario Información junto a todos los becarios, me acerqué al despacho del director (por entonces, el cargo lo ocupaba Francisco Esquivel) y estuve toda la tarde hablando sobre cultura con él y cuando llegó el momento de asignarnos sección, me dijo: «Juanjo Payá, usted a deportes». Me llamó la atención, pero mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que deportes tiene mucho de cultura en lo que se refiere a redacción periodística. Tiene ciertos aires literarios. Ahí fue donde descubrí a lo que me quería dedicar, hasta que finalmente di el salto a la sección cultural. Había cumplido un sueño.

P. Desde pequeño, ha crecido muy ligado a Azorín… Además del aspecto personal que le une a él, ¿qué más le motivó a centrar su trabajo de fin de máster y su tesis en él?

R. Para mí, hay dos «azorines». El Azorín periodista; el Azorín escritor. Aunque él siempre se consideró periodista. De hecho, él era un joven de provincias que quería ser periodista y se marchó a Madrid para hacerse un hueco entre los periódicos más importantes de la época, como El Imparcial. Y lo consiguió.

Por otro lado, me fascina la originalidad en la redacción de Azorín. Fue original, renovador y revolucionario en su estilo periodístico. Es más, se adelantó al «Nuevo Periodismo» de Tom Wolfe con rasgos como la combinación de la primera y tercera persona en la escritura; la descripción minuciosa de la escena; su lenguaje preciso… Azorín fue un visionario en la manera de entender el oficio periodístico en sus crónicas políticas, de viajes, culturales o de costumbres. Fue un periodista universal, prolífico, que trabajó tantos y tantos temas que solo merece mi admiración y la de otros muchos.

P. ¿Considera que la figura periodística de Azorín es lo suficientemente reconocida por la sociedad?

R. Por desgracia, no. Mucha gente vincula a Azorín con la dictadura de Franco. Pero se desconoce que, al final de nuestra Guerra Civil, Azorín regresa a cambio de un silencio. Fue su precio. También se desconoce las cartas que remitía al dictador para permitir el regreso de los republicanos exiliados y el cese de los fusilamientos… No soy un experto en este campo azoriniano, pero Azorín, pese a lo que digan sus detractores, se mojó y se volcó por quienes sufrían.

Por otro lado, no se le reconoce todo lo que hizo en el apartado periodístico. Él, por ejemplo, cuando escribe La ruta de Don Quijote, que son una serie de crónicas que le encargan en El Imparcial, recorre los pueblos de la Mancha por los que se supone que pasó Don Quijote y entrevistaba a sus gentes y habitantes. Y lo más curioso es que las propias personas que vivían allí en 1905, veían a Don Quijote, a pesar de ser un personaje ficticio. Es una maravillosa narrativa periodística que nos traslada a aquel tiempo.

P. ¿Hay algún periodista contemporáneo que se parezca, narrativamente, a Azorín?

R. Lo que suelo decir es que si cogiera ahora mismo un periódico nacional y me pusiera a leer artículos, estoy seguro que más de uno se ha copiado o se ha dejado influir por él. Azorín marcó lo que es una forma de escribir y de entender el periodismo. De hecho, si lees alguna crónica suya, podrías identificarla hasta sin ver su firma. Eso es algo que me gusta de él y que intento trasladar a mi caso personal. La personalidad, la firma y huella, el estilo que aflora en los artículos, nuestra marca personal de periodista, es lo que nos distingue y diferencia de los demás.

P. ¿Cree que su estilo tiene algo de Azorín?

R. Sí, claro. ¡Aunque ojalá me pareciera una mínima parte a Azorín! Sí es cierto que la originalidad de Azorín, su estilo, su huella y marca personal de periodista… son lecciones que intento llevar a cabo en mi oficio periodístico.

P. ¿Qué es lo que más le llama la atención de Azorín?

R. Además de la originalidad y de esa manera que tuvo de crear el «Nuevo Periodismo», me llama mucho la atención la forma que tiene de rescatar los clásicos «olvidados» de nuestra literatura. Y que también, por cierto, trabaja en la prensa. Su deseo, su objetivo, era difundir también la literatura, y utiliza para ello el canal del periodismo, de los periódicos. Eso es también periodismo cultural. Difundir literatura, arte, música, cine… cultura… por medio de los periódicos.

P1000012

P. Hablando de su tesis, ¿es ésta una ampliación de su Trabajo de Final de Máster?

R.  Sí. En mi TFM trabajé el periodo azoriniano de 1904–1905, cuando Azorín escribe para El Imparcial. Una época en la que publica los artículos de La ruta de Don Quijote y, por otro lado, La Andalucía Trágica… unas crónicas de denuncia cuando Azorín viaje a Jerez y el campo andaluz y descubre a pueblos sin agua, cultivos y tierras que se mueren, enfermos sin médicos, padres, niños y ancianos pasando hambre… Todo eso lo vuelca en unas crónicas durísimas contra la clase política que chocan con los intereses de los propietarios de El Imparcial, lo que motiva su despido.

Tras este análisis, he decidido volver a los orígenes de Azorín para mi tesis. Los literarios y, también, los periodísticos. De ahí el campo principal de mi investigación, y donde cabe la esencia de un Azorín comprometido, de denuncia, original, renovador y revolucionario con su periodismo.

P. ¿Cuándo empezó a trabajar en el Diario Información?

R. Este verano del 2016, serán doce años en Información, que es el periódico referente en mi provincia. Hoy por hoy, y a diferencia de la época de Azorín, para trabajar en un buen medio y ganarse la vida no hace falta buscarse la vida en la capital. Comencé mi carrera en Información en la sección de Deportes, donde aprendí mucho (primero con Vicente Crespo como jefe, después con Toni Cabot). Pero mi verdadero camino siempre fue el periodismo cultural, de hecho siempre que podía, intentaba colaborar con ellos, con algún artículo o alguna crítica literaria. Así estuve hasta que un año el director me llamó y me comentó que necesitaba a alguien en cultura, y que contaba conmigo porque le gustaba mi perfil. Y ya han pasado diez años desde entonces.

P. ¿Por qué cree que la sección de Deportes bebe también de la de Cultura?

R. Cuando me dijeron que comenzaría en la sección de Deportes, lo primero que hice fue empaparme de lo que se estaba haciendo. Me dedicaba a leer las crónicas de Santiago Segurol, que trabajaba en El País, para informarme. José Sámano, Orfeo Suárez… periodistas que aportan un toque musical, y muy literario, a sus textos deportivos. Descubrí entonces una manera de indagar en estas crónicas y de atrapar al lector. Todo muy fácil, tiempo después, para trasladar al periodismo cultural.

P. ¿Qué tiene la cultura que no tenga otra sección de cualquier periódico?

R. Es una pregunta difícil. Siempre tuve claro que quería una profesión que me llenara y me enriqueciera como persona. Y eso me lo ha dado la cultura. Es cierto que a veces el ejercicio de la profesión nos ciega y nos estresa, pero yo en el periodismo cultural he encontrado ese espacio que para mí es un bálsamo.

P. ¿En qué consiste su rutina diaria como periodista cultural?

R. Buscar temas. Un periodista cultural es todo lo bueno que sean sus reportajes. El periodismo no es copiar y pegar. En la sección de Cultura del Diario Información, dedicamos la primera, segunda y tercera página, sino más, a temas que buscamos los periodistas. Eso es algo que nos diferencia y distingue de los demás medios. Temas que hablan de lo que les preocupa o interesa a nuestros lectores, de Alicante y provincia.

Mi rutina, que no lo llamaría así, es buscar temas culturales. Escribo un día de videojuegos, otro de literatura, mañana de móviles, pasado de cómics, y puede que también de teatro, música, cine o lo que sea. La cultura ha evolucionado, ha sufrido un cambio radical, y se ha expandido en muchos otros campos especialmente influenciada por las nuevas tecnologías.

P. ¿Cómo se realiza la selección de temas culturales en el periódico?

R. Los temas los marca el redactor-jefe en coordinación con el resto del equipo. Se evita saturaciones de un mismo tema y se marca una planificación (ahí incide también la agenda mediática de esa semana). Aunque la previsión puede cambiar por un “última hora”. Los temas alicantinos y provinciales (nos debemos siempre a nuestros lectores) se combinan con los nacionales o internacionales que proceden de agencias como EFE o Europa Press (y que editamos los periodistas). Más

Lyona Ivanova, ingeniera de cuentos

Lyona-ivanova-600x390-600x390Marta Puig en la realidad, Lyona Ivanova en el trabajo. Un nombre curioso con una historia de amor detrás. Un amor que nació en Sicilia, pero que por circunstancias de la vida, no pudo ser. Sin embargo, ambos acordaron que si alguna vez volvían a reencontrarse, debía ser en Lyon, el punto intermedio entre los dos.

Pregunta. ¿Cómo empiezas en el mundo del arte?

Respuesta. Mis primeros contactos fueron desde muy pequeña. Mi abuelo materno era pintor y escultor, mi abuelo paterno era actor de teatro y llevaba el cine de mi pueblo, mis padres tenían un taller de cerámica y también hacían teatro, así que desde bien pequeña, el arte ha sido un factor constante en mi vida. Yo empecé haciendo teatro, y más tarde cuando decidí que lo que me gustaba era el cine, estudié en la ESCAC y poco a poco empecé a trabajar en el mundo audiovisual.

P. En la bio de tu blog dices que desde que tu abuelo empezó a llevarte al cine, supiste que te dedicarías a ello. ¿Qué es lo que te llamó la atención realmente de este mundo?

R. No sé, creo que lo que realmente me fascinaba era como algo que se proyectaba en una pantalla podía conmoverme de la manera que lo hacía. Quería conseguir hacer sentir a alguien lo que yo había sentido en una sala de cine.

P. Realizadora de videoclips, spots, ilustradora. ¿En qué faceta te sientes más cómoda?

R. En la realización de videoclips, quizás porque es donde tengo más experiencia y también porque es el formato que más me gusta.

Lyona1P. ¿Cuáles son tus principales referentes a nivel artístico?

R. Soy bastante ecléctica, voy de Tim Burton, a Michael Winterbottom, pasando por David Lynch, Wim Wenders, Xavier Dolan, Hirokazu Koreeda, Lena Dunham, Miranda July, Spike Jonze…

P. Curiosa historia la de tu nombre artístico. ¿Volviste a saber algo de ese chico?

R. No, nunca más supe de él. Tampoco he estado en Lyon, prefiero conservarlo en mi imaginación, como un sitio mágico.

P. ¿Cómo te definirías a ti misma?

R. Una adolescente eterna.

P. ¿Cuál fue el primer artista con el que colaboraste?, ¿cómo surgió esa oportunidad?

R. El primer videoclip lo hice con Dedo, un grupo que ya no existe, y fue a través de la ESCAC, ellos ponían en contacto a grupos de barcelona con estudiantes de cine y nos daban el material para poder rodar. Haciendo ese videoclips me di cuenta que aquello era lo que me gustaba.

P. Has trabajado con Love of Lesbian, Lori Meyers, Amaral, Mürfila, Sidonie, Los seis días, Maria Coma, Pau Vallvé, Kakkmadafakka, Anna Roig o Inspira. ¿Con quién repetirías?

R. ¡Con todos! Rodar con todos ellos han sido experiencias brutales. De hecho, a muchos de ellos los considero amigos de los buenos.

P. ¿Con quién trabajarías?hungry

R. Me encantaría trabajar con Jarvis Cocker.

P. Con Love of lesbian has colaborado en diversas ocasiones. ¿Cómo son a la hora de realizar un proyecto conjunto?

R. Lo que más me gusta es que creyeron mucho en mí y me dieron total libertad a la hora de crear. Fue una pasada poder trabajar con ellos y con canciones tan insipiradoras para mí.

P. ¿Cómo fue ilustrar Yo mataré monstruos por ti?

R. Fue una locura, nunca me había propuesto ilustrar un cuento, pero en ese momento cuando me lo propusieron, fui una inconsciente total y no tuve miedo, creo que ahora me lo pensaría dos veces!

P. ¿Qué supuso para ti publicar Mis primeros, primeros besos?

R. Fue una experiencia increíble. Yo había ido publicando en mi blog algunos de estos besos, para no olvidarme de ellos, y cuando Lunwerg me propuso hacer un libro, pensé que estas historias serían ideales para ilustrarlas. Suposo un paso adelante en mi trayectoría como ilustradora, me lo tomé mucho más en serio que con el anterior libro, e intenté probar cosas nuevas.

P. ¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

R. Ahora mismo acabo de publicar un cuento infantil «Míster Garabato» y estoy preparando el siguiente, donde la protagonista será Alyona, mi alter ego.

P. ¿Tienes algún nuevo proyecto en mente?

R. Escribir un largometraje.

El arte de Marta Orse

InkMarta Orse (Jerez, 1987) es artista plástica e ilustradora. Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Granada y Titulada en Ilustración, completa su formación en el Lycèe des Arts er Mètiers de Luxemburgo y en la Accademia di Belle Arti de Carrara (Italia).

Ha utilizado principalmente la pintura y el dibujo para desarollar sus proyectos, pero a partir de 2011, se centrará fundamentalmente en el campo de la ilustración. En sus obras, principalmente, se muestra su profundo interés por el ser humano, el cuerpo, la memoria y la identidad, con un trabajo cargado de poesía.

Ha expuesto en el Museo de Bellas Artes de Cádiz, en el Alcázar de Jerez y en el Centro de Arte Joven Rey Chico, de Granada. Entre sus trabajos se encuentran lasilustraciones realizadas para el libro “Sexo en Milán” (2011) de la Editorial Martínez Roca y para la fábula  “Sette duetti d’amore”(2015) del periodista y escritor italiano Lorenzo Arruga.

Pregunta. ¿Cómo empezaste en el mundo del arte?

Respuesta. Empecé desde muy pequeña en realidad, porque siempre me ha gustado dibujar. De hecho, nada más terminar el colegio, me fui a una escuela de arte. Y ahí me di cuenta de que me dedicaría a las artes plásticas. En 2011 se cruzó en mi camino la ilustración, y empecé a formarme como ilustradora.

P. ¿Quiénes son tus referentes artísticos?

R. ¡Hay tantos! Me gusta mucho, por ejemplo, Gerhard Richter, Agnes Martín, Marina Abramovic, Egon Schiele, Frida Kahlo y Alexander Calder. Obviamente también grandes artistas como Picasso o Dalí. En el mundo de la ilustración, hay grandes artistas haciendo cosas maravillosas como Carmen Segovia, Adara Sanchez Anguiano, Rosario Velasco, Joana Santamans o ‘Naranjalidad’, detrás de la cual está Bea. Además de referentes plásticos, hay muchos en mi obra que vienen de la música, la literatura y el cine.

P. Has adquirido recientemente interés por  la instalación e ilustración. ¿Por qué?

R. Por una parte, mi interés por la instalación viene de cuando estudié en Granada. En la universidad nos enseñaron mucho sobre arte conceptual y contemporáneo, e iban más allá de la disciplina más clásica. Entonces empecé a desarrollar proyectos relacionados con la instalación y el arte conceptual, que no tenía tanto que ver con el dibujo o la pintura. Por otra parte, el interés por la ilustración llegó en 2011, cuando me propusieron ilustrar un libro. Yo nunca me había planteado desarrollarme como ilustradora, pero en este caso, me llegó la oportunidad y no la rechacé.

P. Hablando de ilustración: el libro para el que dibujaste fue «Sexo en Milán». ¿Cómo fue trabajar junto a Ana Milán?

R. Fue un placer, además de ser una gran oportunidad. Ésta surgió porque hice un cuadro que posteriormente subí a las redes sociales. Ana Milán vio esta imagen, le gustó mucho y compró la obra. Y a raíz de ahí, llegó la propuesta. Fue un momento muy bonito: que me llegara el manuscrito y que pudiera leerlo antes de haber sido publicado. La verdad es que no dejó de ser un intercambio, y en los intercambios siempre se aprendey se crece.

CMYKP. En gran parte de tus dibujos retratas al ser humano. ¿Por qué centrarse en ellos?

R. Realmente es lo que más conocemos. Somos seres sociales y continuamente estamos en contacto. Ésto puede tener una parte muy negativa y otra muy positiva. La negativa es que quizás, de verlo tanto se desvirtualiza y dejamos de prestar tanta atención. Y la positiva  es que puedes fijarte más en los detalles. En la época de la facultad tuve una breve crisis, pero posteriormente me di cuenta de que me gustaba retratar a la gente, ya que me ayudaba a conocerme a mi y al resto de personas. Además, los retratos me enseñaron a observar y a experimentar con las luces y las sombras.

P. Uno de tus trabajos es «Autorretrato». ¿Qué supuso dibujarte a ti misma?

R. Yo me autorretrato constantemente, sobre todo, como trabajo de retrospección. Es más, tú eres la persona que más cerca tienes. Y no solo eso, también es una manera de autoconocimiento. Los autorretratos los realizo para experimentar y encontrar nuevas técnicas.

P. Además, creaste un proyecto llamado «Líneas». ¿Qué ventajas tienen las líneas a la hora de dibujar?

R. Lo cierto es que con una simple línea se pueden hacer millones de cosas, y además yo tengo un trazo muy limpio. Es muy bonito comprobar cómo con una única línea, se puede crear algo que tenga vida y transmita: aunque no consigas un sombreado, puedes obtener volumen y personalidad. Es una manera de sintetizar todo a una mínima expresión.

P. También te has dedicado a la fotografía. ¿Qué te llevó a este campo?

R. La verdad es que yo en fotografía soy muy amateur. He hecho algún trabajo, pero no me considero en absoluto fotógrafa. Para mi es un medio en el que apoyarme después, a la hora de dibujar.

AlexP. En el ámbito de la fotografía, trabajaste junto a María Ferrie o Patricia Rivero. ¿Cómo fue colaborar con ellas?

R. Fue muy bien porque ambas son amigas mías. Aunque sí que es cierto que cada una de ellas trabaja y fotografía de manera diferente. Además, fue muy divertido. María, por ejemplo, es muy distinta a mí a la hora de trabajar: ella se maneja mucho con los colores saturados, mientras que yo soy todo lo contrario, concibo la belleza de un modo más sutil. Aún así los resultados fueron muy positivos, ya que en las imágenes se plasmaba la idea que yo quería transmitir, pero todas ellas tenían el toque personal de María. Por su parte, con Patricia pasó más o menos lo mismo, porque también nos entendemos muy bien. Yo le expliqué cuál era mi proyecto, que versaba sobre proyecciones sobre mi  cuerpo. Algunas fotografías sí que podía realizármelas yo, pero otras no. Y ella enseguida captó lo que yo necesitaba y quería.

P. ¿Tienes algún nuevo proyecto en mente?

R. Sí, lo cierto es que sí que tengo nuevos proyectos pensados. Estoy pendiente de la publicación de mi primer libro, que es un poemario llamado «Voy a contarlo todo». Si todo sale bien, verá la luz a principios del año 2016. Además, en enero tengo una exposición individual y estoy diseñando el cartel para un proyecto fotográfico que se celebrará en Granada.

Juan Manuel Castro Prieto, el Premio Nacional de Fotografía 2015

juan-manuel-castro-prieto

Foto: Paco Gómez Modlin

Juan Manuel Castro Prieto (Madrid, 1958) fue galardonado con el Premio Nacional de Fotografía, el pasado jueves 5 de noviembre. De esta manera, se premió el esfuerzo del fotógrafo durante estos 38 años de carrera. Además, también se ha reconocido «su notable aportación a la fotografía española en su contenido y estética», según palabras de los propios miembros del jurado.

Pregunta. ¿Cómo comenzaste a interesarse por la fotografía?

Respuesta. Desde niño. En mi habitación, en la puerta de la calle, había un pequeño agujero y en la oscuridad de la siesta veía las escenas que se formaban sobre la pared. Veía a las personas pasar, pero, sorprendentemente, del revés. Fue mi primer encuentro con la cámara oscura.

P. ¿Qué influencias son las que más te han marcado a lo largo de tu carrera?

R. Los fotógrafos de la escuela de Madrid, Gabriel Cualladó, Paco Gómez, Gerardo Vielba y Ramón Masats. Y también Martín Chambi y Robert Frank.

Peru Castro Prieto

Foto: Castro Prieto

P. ¿De qué manera definirías tu estilo a la hora de fotografiar?, ¿qué es lo que te diferencia respecto a otros fotógrafos?

R. No soy quién para responder esa pregunta. Lo que sí tengo claro es que me gusta ser libre en mis proyectos, hacer lo que me gusta sin mirar a los lados o atrás. Desde hace ya muchos años lo que fotografío es al ser humano. Ya no me interesa el paisaje puro, sin la huella humana, ni tampoco fotografía artificial o artificiosa.

P. ¿Dónde buscas la inspiración cuando vas a fotografiar?

R. Fundamentalmente en la literatura. Para mí, está mucho más próxima al lenguaje fotográfico que cualquier otro lenguaje expresivo.

P. ¿Qué te llevó a desplazarte del país y fotografiar Perú?

R. La historia comienza en el año 1990, cuando el Círculo de Bellas Artes de Madrid y la editorial Lunwerg nos encargan a Juan Manuel Díaz Burgos y a mí, la realización de las fotografías de Martín Chambi. A partir de ahí, comienzo una serie de 9 viajes a lo largo de 11 años, que apareció en forma de exposición y libro en el año 2001 bajo el título de «Perú, viaje al Sol». Después he continuado viajando hasta un total de 16 veces y comenzado un nuevo proyecto llamado «Valle Sagrado», un homenaje a Martín Chambi.

P. Ahora estás trabajando en un proyecto que se llama «Cespedosa». ¿Podrías avanzar algún dato sobre este trabajo?

R. Es quizás el proyecto más importante, pues llevo 38 años trabajando en él. Es un trabajo alrededor de mi memoria, en el pueblo de mis padres: Cespedosa, en Salamanca. Es un recorrido a través de toda mi obra pues evoluciona a la par que evoluciono yo, como persona y como fotógrafo.

Cespedosa

Foto: Castro Prieto

P. ¿Qué ha supuesto ganar el Premio Nacional de Fotografía?

R. Aparte de una gran alegría, una satisfacción porque entiendo que mi trabajo fotográfico ha sido valorado. Me da una tranquilidad enorme pues todo el esfuerzo de estos 38 años ha sido comprendido.

P. ¿Cómo ha sido vivir este momento, estando en Valparaíso?

R. Duro, por no poder compartirlo con mi familia y mis amigos, pero muy contento.

P. ¿Cómo definirías tu carrera profesional en pocas palabras?

R. La fotografía ha dado profundidad a mi vida. Es una filosofía, y desde luego, un gozo.

Acierto y belleza en las obras de Miguel Balbás

11265703_913183725407706_1493820266_o

PortobelloStreet.es es uno de los portales de decoración españoles. Y Miguel Balbás (Madrid) un artista que va más allá de los convencionalismos artísticos, y que recientemente se ha convertido en «partner» de esta empresa. Desde ahora, sus obras tendrán un hueco permanente en la web de PortobelloStreet. «Un acierto formal o el hallazgo de la belleza», recoge el blog del gigante de la decoración online.

Pregunta.  ¿Cómo empezaste tu carrera artística?

Respuesta. Vengo de una familia de artistas de cuyo nombre no quiero acordarme. Balbás es mi apellido materno. Empecé a dibujar y pintarrajear desde que tengo conciencia de ello aunque era muy, muy pequeño.

P. ¿Qué estilo te define más como artista?

R. Le llamaría «neopop». Me encanta hacer obras bellas y decorativas, que conmuevan al espectador y que disfrute de la belleza de las mismas. Siempre en clave subjetiva, claro.

P. ¿Qué técnicas empleas para realizar tus obras?

R. Lo más normal es que dibuje las obras en papel, las escaneé y les dé color con el ordenador. ¡Si fuera a mano, no podría hacer ni una al mes!

P. ¿De qué manera se pueden aprovechar los materiales que hay alrededor para realizar tus obras?

R. Cuando me enfrento a un soporte no digital, aprovecho todo lo que veo en ese momento: mezclo materiales, los distorsiono con otros y los pongo al servicio de la belleza.

11245225_913182582074487_616665851_nP. ¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?

R. Nunca me he planteado nada. Cuando empiezo una obra, comienzo por lo primero que se me pasa por la cabeza. No hago interminables bocetos. Tengo la fortuna de, a base de trabajar y trabajar, conseguir obras llamativas e impactantes. Trabajo hasta quedar satisfecho con lo que tengo delante.

P. Tus cuadros tienen mucho color y mucha luz. ¿Por qué utilizar tanto colorido?

R. Porque me fascina el color. ¡Ayuda tanto! Aunque he hecho obras más apagadas e incluso en blanco y negro, el colorido es la sal y pimienta de mi trabajo.

P.  ¿Cómo definirías tus obras?

R. Como un acierto formal

P. ¿Qué supuso para ti ser escogido para colaborar con PortobelloStreet.es?

R. Un espaldarazo a mi carrera. No pinto por pintar. Cuando acabé la carrera no me puse a pintar como un loco sólo por acumular obras. Me dediqué a la publicidad y el diseño. Simplemente no tenía nada que decir u ofrecer al público. Creo que hay que vivir mucho – o intensamente – para poder enfrentarte a un soporte y hacer algo que valga la pena. Cuando empecé a pintar, hacía obras reivindicativas y activistas, pero era mi arteterapia porque la vida me ha jugado muy malas pasadas. Llevo muy poco tiempo haciendo obras alegres, coloridas y bellas sin caer en lo dramático de mis comienzos y que PortobelloStreet.es me eligiera nada más haber empezado mi nueva andadura fue una señal de que iba por el buen camino.

“El periodisme ajuda a canviar els esdeveniments”

Captura

Ha treballat en Onda Rambla i Onda Cero. De Cadena Ser ha sigut redactora d’informatius, cap de la secció de Societat i cap d’informatius en Barcelona. Mònica Peinado Molina (Monòver, 1975) porta des dels 18 anys treballant per arribar on ha arribat. Actualment, és responsable de la informació de Barcelona, Infraestructures i Mobilitat de Cadena Ser.

Pregunta. Per què estudiar periodisme?

Resposta. Ara mateix per les oportunitats laborals no…És, més bé, una professió vocacional. En general, no està ben pagada, ni té uns horaris estables. Però dona l’oportunitat d’explicar les coses, acostar-te a llocs, persones i esdeveniments, denunciar injusticies i, a més, ajuda a transformar la realitat. A més, arriba a influir en la societat.

P. Com és un bon periodista?

R. Ha d’actuar amb rigor. Ha de parlar amb totes les parts implicades i ha d’oferir un relat que s’aproximi a la realitat. Á més, no val explicar el que ens han dit en roda de premsa i ja. Hem d’anar més enllà. Contar el que passa de veritat. I hem d’estar preparats per saber-nos moure i comunicar a través de tots els canals. Això inclou les xarxes socials.

P. De quina manera ha canviat el periodisme des de que va començar a estudiar fins ara?

R. L’essència és la mateixa. El periodista ha d’explicar les coses que passen tant objectivament com pugui. Sabem que l’objectivitat 100 % no existeix, però l’obligació de qui transmet notícies és contrastar les informacions i parlar amb tots els implicats per a donar una imatge més aproximada a la realitat. El que sí que ha canviat són les eines amb les que treballem. A nivell de documentació, els buscadors d’internet ens faciliten molt la feina perquè ens permeten accedir de forma ràpida a documents, entre altres coses.

P. I en el cas de la ràdio?

R. En la ràdio, els avenços tecnològics ens han donat també molts avantatges. Una persona amb un telèfon pot anar a buscar la noticia i passar-la de forma inmediata amb una qualitat de so que abans era impensable. A diferència del que passava fa uns anys, les informacions tenen un període de vida molt curt.

P. Els periodistes són tan influents? Creu que la gent us castiga molt si us equivoqueu?

R. Hi ha periodistes més influents que altres. Crec que depèn de la trajectòria que hagin tingut i del respecte que s’hagin guanyat. També depen molt del mitjà en el que treballen. Quan hi ha errors, crec que no ens castiguen especialment, a no ser que l’error hagi estat fet de mala fe. Però és evident que el periodista s’exposa cada dia amb la seva signatura, la seva veu o la seva cara, i pot ser criticat per altres periodistes o pels ciutadans.

P. Els periodistes ess deixen manipular fàcilment pels grans poders?

R. Crec que en general, no. Però sí que hi ha pressions a la direcció del mitjà que, a vegades no tenen cap efecte, i d’altres sí i s’arriben a traslladar als periodistes.

P. Tenint en compte la situación espanyola actual (vagues, escraxes, manifestacions, desnonaments…), són els medis de comunicació  considerats amb la causa?

R. Els mitjans de comunicació han d’explicar el que està passant i denunciar allò que , des del punt de vista dels valors que defensen, no és acceptable. És evident que són també un negoci i volen guanyar diners. En funció de la línia editorial, els mitjans abanderen algunes causes i critiquen el que consideren denunciable.

P. Com ha de reaccionar un periodista davant situacions instantànees i “polèmiques”? Com la de Sigfrid Soria a Twitter, que de seguida eixí en Cadena Ser parlant.

R. La ràdio és immediatesa. La capacitat de reaccionar ens ha diferenciat tradicionalment d’altres mitjans com els diaris o la televisió, i no hem de renunciar a aquest avantatge. Quan es produeix un fet com aquest, intentem parlar amb els protagonistes.

P. Al llarg de la seua carrera, haurà tingut situacions compromeses. Com ha eixit d’elles?

R. Els moments més difícils es produeixen al instant de donar una notícia incòmoda. Les trucades es multipliquen: la del cap de premsa, la del secretari, la del seu col.laborador, la del propi protagonista…Tots intenten fer-te creure que no ho has entés prou bé, i que això que expliques no és així. Per això, és important tenir ben lligats els extrems de les informacions.

P. Alguna d’aquestes experiències es pot contar?

R. Un dels moments més complicats, va ser durant el Ple del Parlament que analitzava l’esfondrament del barri del Carmel de Barcelona. Pasqual Maragall va dir que Convergència i Unió cobrà el 3% de comissions de les constructores. Tots ens vam sorprendre molt per les seues paraules. Jo sense temps per pensar-ho, vaig explicar en directe que el President de la Generalitat estava acusant CiU d’haver cobrat diners il.legalment.

 


 

Ha trabajado en Onda Rambla y Onda Cero. De Cadena Ser ha sido redactora de informativos, directora de la sección de Sociedad y directora de informativos en Barcelona. Mónica Peinado Molina (Monóvar, 1975) lleva desde los 18 años trabajando para llegar donde ha llegado. Actualmente, es responsable de la información de Barcelona, Infraestructuras y Movilidad de Cadena Ser.

Pregunta. ¿Por qué estudiar periodismo?

Respuesta. Ahora mismo, por las oportunidades laborales no. Es, más bien, una profesión vocacional. En general, no está bien pagada, ni tiene unos horarios estables. Pero da la oportunidad de explicar las cosas, acercarte a lugares, personas y acontecimientos, denunciar injusticias y ayudar a transformar la realidad. Además, influye en la sociedad.

P. ¿Cómo es un buen periodista?

R. Tiene que actuar con rigor. Debe hablar con todas las partes implicadas y debe ofrecer un relato que se aproxime a la realidad. No vale explicar lo que nos han contado en las ruedas de prensa y ya. Debemos ir más allá. Contar lo que pasa de verdad. Y debemos estar preparados para saber movernos y comunicar a través de todos los canales. Eso incluye las redes sociales.

P. ¿De qué manera ha cambiado el periodismo desde que empezó a estudiar hasta ahora?

R. La esencia es la misma. El periodista debe explicar las cosas que pasan tan objetivamente como pueda. Sabemos que la objetividad 100% no existe, pero la obligación de quien transmite las noticias es contrastar las informaciones y hablar con todos los implicados para dar una imagen más aproximada de la realidad. Lo que sí ha cambiado son las herramientas con las que trabajamos. A nivel documental, los buscadores de internet nos ayudan mucho, porque nos permiten acceder rápidamente a documentos, entre muchas otras cosas.

P. ¿Y en el caso de la radio?

R. En la radio, los avances tecnológicos nos ha dado también muchos adelantos. Una persona con un teléfono puede ir a buscar la noticia y pasarla de forma inmediata con una calidad de sonido que antes era impensable. A diferencia de lo que pasaba hace unos años, las informaciones tienen un periodo de vida muy corto.

P. ¿Los periodistas son tan influyentes?, ¿cree que se les castiga demasiado si se equivocan?

R. Hay periodistas más influyentes que otros. Creo que depende de la trayectoria que hayan tenido y del respecto que se hayan ganado. También depende del medio en el que trabajen. Cuando hay errores, creo que no nos castigan especialmente, al no ser que el error lo hayan hecho a mala fe. Pero es evidente que el periodista se expone cada día con su firma, su voz o su cara, y puede ser criticado por otros periodistas o por los ciudadanos.

P. ¿Los periodistas se dejan manipular fácilmente por los grandes poderes?

R. Creo que en general no. Pero sí que hay presiones de la dirección del medio que, a veces no tienen ningún efecto, pero otras sí, si se llegan a trasladar al periodista.

P. Teniendo en cuenta la situación actual española (huelgas, escraches, manifestaciones, desahucios,…), ¿están siendo los medios considerados con la causa?

R. Los medios de comunicación deben explicar lo que está pasando y denunciar aquello que, desde el punto de vista de los valores que defienden, no es aceptable. Es evidente que también son un negocio y quieren ganar dinero. En función de la línea editorial, abanderan unas causas y critican lo que consideran denunciable.

P. ¿Cómo ha de reaccionar un periodista ante situaciones instantáneas y polémicas? Como la Sigfrid Soria en Twitter, que en seguida salió en Cadena Ser hablando.

R. La radio es inmediatez. Eso es lo que nos ha diferenciado tradicionalmente de otros medios como los periódicos o la televisión, y no debemos renunciar a esta ventaja. Cuando se produce un hecho como este, intentamos hablar con los protagonistas.

P. A lo largo de su carrera habrá tenido situaciones comprometidas. ¿Cómo ha salido de ellas?

R. Los momentos más difíciles se producen al instante de dar una noticia incómoda. Las llamadas se multiplican: la del jefe de prensa, la del secretario, la de su colaborador, la del propio protagonista…Todos intentan hacerte creer que no has entendido bien y que eso que explicas no es así. Por eso, es importante tener bien ligados los extremos de las informaciones.

P. ¿Alguna de estas experiencias se puede contar?

R. Uno de los momentos más complicados fue durante el Pleno del Parlamento, que analizaba el derrumbamiento del barrio del Carmel de Barcelona. Pascual Maragall dijo que Convergència i Unió cobró el 3% de las comisiones de las constructoras. Todos nos quedamos sorprendidos por sus palabras. Sin tiempo para pensar demasiado, tuve que explicar en directo que el Presidente de la Generalitat estaba acusando a CiU de haber cobrado dinero ilegalmente.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

Marta Villar

Relatos autoficcionados

El mundo de Gatsby

"Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista."

Elocuencia Etérea

Blog de una periodista.

Escritura y música

En este espacio se encuentra una infinita interacción entre versos y canciones

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Alex Martínez Web

Toda la información sobre la trayectoria profesional del actor

venerandum

"Abstraerse del momento por el simple hecho de recordarlo."

Mi vida en Tokio Blues

Una carta un 30 de septiembre, un mes de enero sangrando y un anillo para decir 'te quiero'