La Grieta

LAGRIETA
Imagen extraída de la cuenta de “La Grieta” en Instagram

 

«Una grieta es una apertura que aparece de manera espontánea en una superficie»

Un grupo de amigos, una idea y de repente, el ‘chispazo’ final. Más que suficiente. Después de años en el extranjero, Lorenzo García-Andrade, director general de la publicación, llegó a España para plantar la semilla, junto a varios compañeros, de lo que hoy es La Grieta. Y de la mano de esta brecha en el mundo de la comunicación, va La Colmena.

«Llegué a Madrid en un momento de cambio, de transición. Los jóvenes no tenían las mismas oportunidades que en el extranjero, ni para desarrollarse, ni para participar en el diálogo nacional. El sesgo generacional era también muy visible», asegura Lorenzo García-Andrade. Y así se asentaron las bases de este proyecto, que además de reinventar el concepto de periodismo, pretende dar voz a los jóvenes que, como el equipo de La Grieta, están buscando nuevas oportunidades.

Así surge La Colmena, un espacio para que los nuevos artistas puedan expresarse, en sus múltiples facetas. «Esta sección, no solo será una mera exposición digital. Los creadores podrán ser partícipes de la promoción de sus obras», explica García-Andrade. Un equipo de comisarios, seleccionará las obras que formarán parte del archivo de creadores, al que podrán acceder los visitantes de la página. Pero hay más: los componentes de La Grieta organizarán eventos artísticos, para que las jóvenes promesas puedan darse a conocer todavía más.

¿Y qué es eso de reinventar el periodismo? Acostumbrados a unos medios de comunicación demasiado polarizados, «la gente lee un periódico u otro, porque de alguna manera representa su tendencia ideológica», explica Lorenzo. La Grieta va más allá. «Nosotros nos diferenciamos en que somos apartidistas, valoramos y buscamos la inclusividad. Intentamos ahondar en el contenido, el razonamiento, el análisis, la innovación, la profundización. Valoramos la capacidad de argumentar, sin opiniones gratuitas», añade el joven.

Ética, profundidad y contenido crítico. Estas premisas forman parte del día a día de La Grieta. «No se trata de hablar del último político corrupto, si no de buscar las causas estructurales que dan paso a la corrupción. Valoramos el intercambio de ideas y el diálogo, de una manera respetuosa», narra el director general de la publicación. Y la pluralidad, existente entre los propios redactores de la revista digital. «Dentro del equipo hay gente con diferentes pensamientos, pero lo que nos une a todos es el respeto a las opiniones contrarias», sostiene Lorenzo.

Un proyecto innovador, que puede hacer que el periodismo tradicional se tambalee, igual que ya lo han hecho otros como El Extrarradio. Así y todo, «los retos más difíciles serán mantenernos y hacer que La Grieta crezca», concluye García-Andrade. Pero Roma no se construyó en un día, así que más vale no desesperar.

El mundo de Cosplay

DSCF7895

El cosplay es un fenómeno originado en Japón que consiste en disfrazarse de personajes de videojuegos, cómics o películas. Empezó como un simple movimiento, que a día de hoy se ha transformado en toda una cultura. Concursos, tiendas especializadas e incluso personas que se dedican profesionalmente a este mundo. Desde su nacimiento en los años 70, esta práctica ha experimentado un gran crecimiento.

Puede que en España, el cosplay no esté tan arraigado ni tan desarrollado como en otros países, pero hay grandes cosplayers en el territorio nacional, que no solo han destacado en este país. En 2009, las barcelonesas Bereniç Serrano y Laura Hernández consiguieron el segundo premio del concurso mundial de cosplay, celebrado en Japón. Pero ellas no son las únicas que han destacado en este ámbito: Mike Valo y Ae-Chan son dos de los más importantes. Han participado en numerosos concursos y han sido jueces de otros tantos. Además, tienen una tienda online dedicada al cosplay. Por su parte, la murciana Glory Roller está dejando tras de sí una estela de galardones. Este año, ha conseguido el primer premio del concurso de cosplay del IV Salón del Manga de Alicante.

DSCF7900

El reconocimiento

Hacerse un hueco en este mundo no es nada fácil. “Es muy complicado ser conocido en este mundo, y más ahora que está tan de moda hacer eventos sobre cultura japonesa o videojuegos”, afirma Glory Roller. “Además, cada vez hay más gente que destaca”, añade. Por su parte, Mike Valo y Ae-Chan piensan de diferente manera “el reconocimiento es un aspecto subjetivo, ya que el cosplay suele hacerse para pasar un buen rato con los amigos y no tratar de ser famoso”. No obstante, ambos creen que siempre hay gente con un alto egocentrismo y con “aires de grandeza”. “Por suerte, estas personas son las que menos abundan en nuestro mundillo”, asegura la pareja. En la misma línea, se pronuncian Larxenne y Alice in Cosplayland: “¿Es difícil ser conocido? Sí y no. Este mundo no es tan diferente de otros, como el del arte. Si quieres destacar, tienes que trabajar duro y ser fiel a ti mismo a la hora de elegir lo que te gusta”.

Lara Valentine ha destacado el papel de la mujer dentro de este mundo. “Es difícil hacer solo armaduras y agradar al público. Hoy en día, se ve más a una mujer que enseñe escote que a otra que haga sus propios trajes. Todo es muy superficial”.

Con o sin reconocimiento, existe un patrón común en los inicios de estos cosplayers. ¿Qué puede mover a una persona a introducirse en el mundo del cosplay? Pasión por los cómics y los videojuegos, y fascinación por los grandes disfraces de otros cosplayers. De esta manera, el cosplay se convierte en una forma de vida para muchas personas.

1836937_687436044621182_76160287_o

Primeras andadas

“El cosplay me parece una buena forma de poder recrear un personaje que te gusta. No es simplemente un hobby, también es una forma de aprender nuevas técnicas de creación”, dice Lara Valentine. “Siempre me ha encantado crear, hacer manualidades y pintar. Pero realmente empecé en este mundo en 2007. Con unos amigos, hice un grupal de Bleach. Continuamos juntos hasta que en 2009, decidí hacer cosplays individuales”.

El interés de Glory Roller por este mundo también viene de lejos. “Llevo desde los 5 años dedicándome al cosplay, aunque a los 16 años lo dejé por los estudios. Así que, el primer traje que tuve fue el de Bella, de La Bella y la Bestia, porque las princesas me encantaban. Todavía conservo el vestido con mucho cariño”. Tiempo después, Glory comenzó a crear sus propios trajes. “En 2011, asistí al salón de Murcia SeRemanga y me gustó tanto el ambiente que en el año siguiente volví. Me presenté a un concurso de cosplay como Miku. La gente estuvo muy contenta, decían que me había metido mucho en el papel y que me parecía físicamente al personaje”.

La historia de Mike Valo es más sencilla. “Me gustaba disfrazarme y vi la oportunidad de hacerlo de mis personajes favoritos. En 2006, hice mi primer cosplay de Cloud (Final Fantasy). Mis conocimientos sobre confección eran mínimos, por lo que el traje quedó un poco simple”. Por su parte, a su pareja Ae-Chan, el interés por la confección le viene de familia. “Mis tías y mi abuela son modistas. He aprendido mucho de ellas, pues han sido para mí un modelo a seguir”. Con todas las técnicas aprendidas, la cosplayer diseñó su propio disfraz de Aeris (Final Fantasy) para su primer Salón del Manga, y desde entonces no dejó de crear cosplays. “En 2004, fui al Salón del Manga de Barcelona, simplemente para buscar información del evento. Allí vi a mucha gente vestida de sus personajes favoritos. Así que me animé y decidí hacerlo yo también”.

Por su parte, el dúo formado por Larxenne y Alice in Cosplayland cuentan la historia que las unió: “Nos conocimos en un concurso del Salón del Manga de Murcia. Gracias a unos amigos en común, supimos la una de la otra. Pero pasaron seis meses hasta que hablamos y decidimos trabajar juntas”. Pero el contacto con el cosplay les viene de lejos. Larxenne comenzó en 2007: “Una amiga me convenció para ir a un evento disfrazadas de personajes de una serie que le gustaba. Por entonces, me estaba iniciando en el mundo otaku y me pareció divertido probar”. Alice tuvo unos comienzos diferentes: “Empecé en 2009, en el Salón del Manga de Murcia. Ya había ido a algunos eventos y había visto a gente disfrazarse. Mi primer cosplay fue de Tifa Lockhart (Final Fantasy), hecho con ropa adaptada y cortada para que se pareciera al personaje”. Dos personas diferentes que han formado un tándem inseparable: “Lo que nos gusta de trabajar juntas es que tenemos gustos contrarios. A Alice le gusta el anime y el manga, y a mí los videojuegos”, explica Larxenne.

DSCF7847

Vivir del cosplay

“Con los tiempos que corren, nadie debería dedicarse exclusivamente al cosplay”, aseguran Larxenne y Alice. Lara Valentine corrobora esta afirmación: “Ningún cosplayer puede aspirar a vivir de esto. Hay mucha gente destacada en este ámbito, pero en España este trabajo no está para nada reconocido. A los cosplayers nos ven como personas raras que van a convenciones frikis”.

Mike Valo y Ae-Chan son contundentes con su opinión: “En España, a diferencia de EEUU, es imposible vivir del cosplay profesional. A pesar de que las empresas cuentan con más servicios profesionales de cosplay, sigue siendo una medida de marketing usada por pocas compañías del sector”. Sin embargo, atisban un rayo de luz para este sector: “Desde hace unos meses, se ha visto un incremento en la demanda de cosplayers profesionales por parte de empresas o particulares. Por eso, nosotros hemos creado el servicio profesional de CosModels”. Lara Valentine también comenta este hecho: “Puedes tener la suerte de que una compañía de videojuegos te vea y llegues a trabajar para ellos. Personalmente, no conozco a nadie que lo haga, pero cosplayers famosas como Kamui, Missyeru, Jessica Nigri o Yaya Han creo que sí que viven de esto”.

No es el mejor momento para vivir del cosplay, pero siempre puede ser una alternativa profesional. Ae-Chan trabaja en una tienda de videojuegos, pero en su tiempo libre diseña vestidos que vende a través de su tienda online Pinku Crown, creada en el año 2007. “La tienda empezó siendo de ropa y accesorios para Ball Jointed Dolls (muñecas articuladas). Más tarde, Mike me animó a diseñar para personas. Me alegro mucho de haber dado ese paso, porque prefiero crear trajes para la gente de a pie. Los diseños que más hago son de fantasía y gyaru”.

Desde fuera, el cosplay son personas vestidas de personajes muy variopintos. Sin embargo, es mucho más: es arte, es trabajo, es un modo de vida.

1012146_540480242736729_5177204080005405013_n

Bienvenidos a Isla Grosa

Foto 5

Hallazgos fenicios, restos romanos, residencia de piratas, lugar de paso, territorio para navegantes. Así era Isla Grosa, en Murcia. “Ha sido un punto de referencia clave en la Historia de la Navegación”, cuenta Carlota Pérez-Reverte, co-directora del Proyecto Isla Grosa. “La navegación frecuente y la presencia del llamado Bajo de la Campana han hecho que, en diferentes épocas, numerosos barcos se hundieran en este entorno”.

¿Qué es el Bajo de la Campana?

Según las cartas de navegación, al este de Isla Grosa existe una formación calcárea de 100 metros cuadrados, conocida como Bajo de la Campana. Esta zona ha causado multitud de naufragios en diferentes épocas históricas. “El nombre viene dado por una campana que se instaló en el Bajo en el siglo XIX, con el fin de alertar a las embarcaciones de su existencia”, explica Carlota. Hoy en día es un yacimiento, del que ya se han extraído piezas fenicias, púnicas y romanas.

Foto 1

Las primeras prospecciones

“El pecio del Bajo de la Campana fue localizado en 1958, durante los trabajos de voladura y recuperación de chatarra procedentes de barcos modernos”, cuenta la co-directora del proyecto. “Sobre el año 1959, un grupo de buceadores extrajo 12 colmillos de elefante, que se donaron al Patronato de Arqueología Subacuática de Cartagena en 1979”, continúa. La primera prospección profesional se realizó en 1972, seguida por una segunda en el año 1988. En esta última, se confeccionó la planimetría del yacimiento, o representación a escala del terreno.

Los tesoros aparecidos

La mayoría de los descubrimientos se han encontrado alrededor del Bajo, ya que Isla Grosa y el Farallón están todavía por investigar. Entre los hallazgos, han aparecido un barco fenicio del siglo VII a.C, un barco romano republicano y otro imperial.

En el navío fenicio han encontrado desde colmillos de marfil, con los que elaboraban bienes de prestigio, hasta piezas como quemaperfumes. Además de lingotes de estaño y cobre, peines de madera, ánforas y juegos de ponderales. Como dice la arqueóloga Carlota Pérez- Reverte: “se ha hallado un cargamento, con materias destinadas a convertirse en objetos de lujo para las élites”. Aun así, “los grandes descubrimientos fueron los elementos de vida a bordo: cestas de esparto, piñas para hacer fuego, cuatro cuchillos de marfil, ámbar, agujas, anzuelos…”, explica la co-directora del Proyecto Isla Grosa. “Además, también se encontró un pequeño pedestal de piedra, que posiblemente sirviera para realizar los ritos religiosos necesarios para una travesía segura”, añade.

Foto 3

Proyecto Isla Grosa

“El problema de Isla Grosa es que no se han hecho trabajos de investigación: no se sabe qué hay o dónde está. Hay hallazgos puntuales y noticias de buceadores, pero se debe cartografiar el fondo para localizar, evaluar, proteger e investigar estos restos”, cuenta Carlota Pérez-Reverte. “Por otra parte, el seguimiento del Bajo ha permitido constatar que hay expolio. En esta zona, tenemos una idea del material que se está perdiendo, pero en el entorno de Isla Grosa, están desapareciendo pedazos de historia que ni conocemos”. Ante esta situación, la pregunta es: ¿no hay ningún modo de impedir el expolio? La arqueóloga explica: “Isla Grosa tiene una serie de figuras legales de protección relacionadas con su medio natural, pero hasta ahora no se ha contemplado ninguna para proteger su patrimonio”. Por eso, este trabajo es tan importante y necesario, “con él solicitaremos la incoación de la isla y sus aguas, como Bien de Interés Cultural”, cuenta Carlota. Según la co-directora, contra la expoliación hay dos caminos: el legal y el de la educación. “Los buceadores que se llevan un asa de ánfora o cualquier otro resto arqueológico a modo de recuerdo, no son conscientes del daño que están haciendo. Mover o sacar un objeto es como alterar la escena de un crimen”.

Financiación

“El proyecto se ha basado en tres pilares: investigación, formación de estudiantes y difusión. Este tercer punto ha sido fundamental para nuestra financiación”, cuenta la arqueóloga Carlota Pérez-Reverte. AdARQUA ha puesto en marcha numerosas actividades complementarias: visitas de buceadores, talleres infantiles, charlas y conferencias. Como dice la co-directora del proyecto: “Los arqueólogos trabajamos para la sociedad, y debemos revertir en ella el resultado de nuestras investigaciones. No sólo mediante la divulgación sino también intentando que las personas sientan suyo el patrimonio y se impliquen en su protección”.

Museo subacuático y yacimiento escuela

Estas nuevas exploraciones traerán consigo, la creación de un museo subacuático. “En la campaña que llevaremos a cabo este año no está prevista la extracción de material. En esta prospección localizaremos, documentaremos e investigaremos los restos”, dice Carlota. ¿Cómo funcionará el museo, entonces? “Lo que haremos será una ruta en un yacimiento arqueológico, como se hace en muchos lugares, solo que en el mar. Hemos colocado una serie de paneles que explican cómo se hicieron las excavaciones y cuentan la historia del pecio fenicio y los restos romanos”, narra la arqueóloga.

Del yacimiento escuela, Carlota Pérez-Reverte dice que es un curso muy práctico, en el que habrá actividades prácticas en tierra y dos inmersiones diarias. “Hemos intentado que sea completo, para que los alumnos aprendan y disfruten”, añade.

“Nuestros principales objetivos son mostrar el valor del patrimonio de Isla Grosa, hacer a la sociedad partícipe y crear un recurso sostenible, cultural y de calidad”, concluye Carlota.

Foto 4

K-Maleón, símbolo de la cultura libre

kami

De una manera u otra, la mayoría de gente sabe qué es la cultura. Sin embargo, ¿cuántos sabrían explicar el significado de “cultura libre”? Mil definiciones habrá, pero una destaca: “cultura libre es aquella que no tiene intermediarios, gestoras ni sociedades que interfieran en la libre comunicación de los artistas con su público”.

Pero, ¿y quiénes son esos intermediarios? Tony, coordinador del festival cultural K-Maleón, explica: “Hay multitud de sociedades de gestión, como la SGAE, AEDE o CEDRO, que defienden un sistema de derechos obsoleto. Al final, lo único que consiguen es proteger su propio modelo de negocio e impedir que los artistas hagan lo que quieran con su obra.”.

Reivindicaciones

“Nosotros luchamos para que los creadores sean dueños de su obra y la distribuyan como lo estimen conveniente, utilizando el tipo de licencia que prefieran o incluso poniendo su obra en dominio público”, explica Tony. “Además, son tiempos difíciles y la gente debería tener acceso a la cultura, independientemente de si pueden o no pagarla. La cultura no es una mercancía más, es un derecho humano”, añade.

Y bajo estos ideales de libertad nació K-Maleón, un festival cultural organizado por gente de León. Y para quien no sepa el porqué del nombre, ellos mismos lo explican: “El camaleón es un ser mutante que se mimetiza con su entorno para pasar desapercibido, y que esconde en su piel todos los colores del arcoíris. K-Maleón, como el animal que nos da nombre, también es mutante y colorista, pero ha decidido dejar de pasar desapercibido”.

Financiación

Arrancar proyectos de este tipo no es nada fácil, y más cuando no se cuenta con un apoyo firme. ¿Cómo ponerlos en marcha cuando no tienes ayuda? Tony, uno de los componentes de K-Maleón, explica: “La palabra clave es autogestión. Nosotros nos lo guisamos y nos lo comemos todo, nos ayudamos y confiamos en que cada artista se ocupe de su parte. Luego hay un pequeño grupo que gestiona el festival”. A lo que añade: “el hecho de que se celebre una vez al año y prácticamente en verano, que es cuando estamos más libres, ayuda bastante. Sería imposible mantener algo así más allá de una fecha puntual”.  Aun así, K-Maleón no tiene nada que envidiar a otros festivales de este tipo, ya que después de cuatro años continúa al pie del cañón: “en el mundillo de la cultura libre ya somos bastante conocidos fuera de León, y en la ciudad creo que todo el mundo sabe lo que hacemos e incluso reconoce a nuestra mascota”. Las redes sociales, los carteles y, sobre todo, el “boca a boca” les ha beneficiado mucho. “De todas formas tampoco queremos hacer convocatorias enormes, hacemos el festival para divertirnos”, cuenta Tony.

Vivir del arte

En muchas ocasiones, los amantes del arte buscan consagrarse en este mundo y poder vivir de él en algún momento de sus vidas. “A lo largo de estos años, en K-Maleón han participado tanto creadores profesionales como aficionados. Ha habido todo tipo de casos: personas que han tenido que emigrar de León para poder ganarse la vida, personas que ni siquiera se plantean que lo que hacen sea su trabajo e incluso gente a la que no le va mal y vive del arte”.

Solo hay una cosa clara: en el ámbito de la cultura, hay mucha precariedad. Tal y como afirma Tony, “es muy difícil llegar a vivir de tu creatividad”. Lo que sí que es un hecho para el coordinador de K-Maleón es que se necesitan más proyectos reivindicativos: “creo que a los que vivimos de la cultura nos cuesta mucho plantearnos respuestas colectivas a nuestros problemas. Este mundo está lleno de individualidades, de egos, de envidias…Además, hay una competencia feroz. Afortunadamente esto está cambiando”.

 

 

Ser un mecenas

Imagen

Grecia y Roma fueron, sin duda alguna, las cunas de la cultura en Occidente. Así lo demostraron autores como Horacio y Virgilio, que gracias a la ayuda de Cayo Mecenas se convirtieron en dos de los referentes más importantes de la literatura. Sin embargo, la época de máximo esplendor del mecenazgo fue el Renacimiento: Brunelleschi, Donatello, Rafael Sanzio o Miguel Ángel son solo algunos de los artistas descubiertos por terceras personas.

Esta práctica ha perdurado en el tiempo. Y por supuesto, ha evolucionado. Internet ha abierto muchas puertas a todo aquel que quería sacar adelante su proyecto: cine, música, literatura…ha servido además para descubrir a jóvenes promesas con talentos ocultos. De esta manera, en España surgieron plataformas como Lanzanos o Verkami.  Maxi Velloso, Paco Soto, Alfredo Navarro, Pilar Arejo o J.P. Prewitt son solo algunos de los artistas que  han revolucionado  el panorama cinematográfico y musical alicantino.

Durante años, el micromecenazgo ha funcionado bien. El artista acude con su proyecto a las plataformas de crowdfunding, y a través de ellas, personas y empresas aportan su granito de arena. Para ello, como dice Alfredo Navarro “hay que ser sincero, decir cómo vas a desarrollar tu idea, para que las personas decidan invertir o no”. La verdadera pregunta es que si este modelo de financiación ha dado buenos resultados, ¿por qué cambiarlo? ¿Existe una necesidad real de regular el crowdfunding o es una excusa del gobierno?

El Anteproyecto

Según el gobierno, el proyecto de ley pretende regularizar esta práctica, para “garantizar la transparencia y que los inversores dispongan de información suficiente”. De esta manera, 3.000€ será el límite de inversión por proyecto y 6.000€ por plataforma. Además, el texto preliminar establece que cada empresa debe tener unos requisitos financieros mínimos y un seguro de responsabilidad civil ante cualquier reclamación.

“El crowdfunding te abre más mercado y hace que tu proyecto lo vean más personas además de tu familia y amigos” afirma Alfredo Navarro. Según el cineasta noveldense, “no se debe limitar, sino ayudar”.

“El micromecenazgo es un trato entre partes privadas”, asegura Maxi Velloso. “De lo que debería preocuparse el gobierno es de promover plataformas de este estilo y tratarlas como empresas particulares, sin inmiscuirse en su funcionamiento interno”.

¿Qué pasará entonces si se aprueba la ley? Ambos cineastas coinciden en que surgirán nuevas alternativas si el gobierno consigue limitar y controlar el mecenazgo. “Aparecerá una forma de crowdfunding más privada, sin intermediarios entre el creador y el inversor”, cuenta Velloso. Por su parte, Navarro dice que con menos medios se pueden seguir haciendo buenos proyectos. Pero para ello, “hay que cambiar el chip”.

Micromecenazgo en Estados Unidos

“El crowdfunding en EEUU está mejor visto que en España. La intervención gubernamental se limita a tratar a las plataformas como empresas privadas y punto”, asegura el director argentino. “En Estados Unidos se favorece el crowdfunding, de tal manera que quien invierte dinero en nuevos proyectos, se desgrava un porcentaje de los impuestos. En España también desgrava, pero la costumbre no está tan arraigada”, añade el cineasta noveldense.

Cualquier emprendedor en Estados Unidos puede anunciar públicamente su proyecto con el único fin de conseguir financiación privada. La Administración americana ya se encargó de acabar con la prohibición que impedía esta práctica. Además, permitirá a cualquier ciudadano mayor de 18 años aportar dinero en negocios privados. Y es que, ¿cómo no promover el crowdfunding si en 2014 creará casi 300.000 puestos de trabajo e inyectará 65.000 millones de dólares a la economía americana?

Novelda- Japón 0 euros.

En 2008, Alfredo Navarro se propuso llegar desde Novelda (Alicante) hasta Japón sin dinero. Durante los dos meses y medio que duró el viaje, pasó por París, Venecia, Berlín, San Petersburgo y Vladivostok hasta que finalmente, acabó en Osaka. Navarro contaba cada experiencia vivida en su blog, en el que escribía y subía vídeos a tiempo real. “Lo que pedía era ayuda, no dinero. A cambio de transporte, cama o comida, yo hacía un pequeño reportaje de las vidas de aquellos que me tendían su mano” cuenta el noveldense. Finalizado el viaje y llegado el momento de la post-producción, se puso en marcha el proceso de micromecenazgo. Gracias a la participación de todos los que creyeron en el proyecto, Alfredo Navarro pudo crear su libro-DVD con todas las fotografías y vídeos tomados durante su travesía.

Este es solo uno de los tantos ejemplos que demuestran que el crowdfunding en España funciona. Aunque no lo parezca, la cultura mueve masas. “Cuando inviertes, te tiene que gustar el espíritu más que el proyecto en sí”.

El gran interrogante en estos momentos es: ¿tendrá futuro esta propuesta del gobierno? En cualquier caso, como dice Alfredo Navarro “podrán quitar el crowdfuding, pero internet y las redes sociales, no”.

Imagen

La sonrisa de un niño

2014-02-28 19.01.56

“La risa es la cura de la vida en todo corazón” cantan los Afro Brothers. Y de hacer reír a los niños del Hospital General de Elda, se encargan todos los fines de semana un grupo de payasos.

En su día a día son estudiantes, pero los sábados y los domingos se transforman. Como dice Marta Maestre, fundadora de la asociación: “Cuando nos ponemos la nariz roja, dejamos de ser nosotras para transformaros en nuestro clown, al que tenemos que formar y dar una nueva personalidad”.

Los orígenes

La técnica de Dr. Clown está basada en la idea de Patch Adams, médico estadounidense pionero en el uso de la terapia de la risa. Se dedicó a tratar a los pacientes de persona a persona, y no de médico a enfermo. Y lo que empezó en los años 80 con el doctor Adams, sigue presente gracias a la acción de grupos de payasos como el de Elda.

La terapia de la risa llegó a Elda hace dos meses gracias a la iniciativa de Marta Maestre, que conoció al grupo Dr. Clown Vicenza mientras estaba en Italia de Erasmus. “No quería que mi experiencia se quedara allí, así que cuando volví a España empecé a escribir un proyecto. Lo llevé a varios sitios, pero me ignoraban”. Finalmente, le recomendaron que lo desarrollara por cuenta propia y eso hizo. “Me inventé un curso de Clown y engañé a mis compañeras para que participaran y se unieran”. En Navidad crearon la asociación y en enero, desde el Hospital de Elda las llamaron para que subieran todos los fines de semana.

Valores de Clown

Ser Doctor Clown no es tarea fácil: abandonar la vergüenza, saber improvisar y tener conceptos de globoflexia son factores muy importantes para ser un buen payaso. Solo hay una regla: no tocarse la nariz bajo ningún concepto. De esta manera, las doctoras Smile, Hora, Farfallina, Fiore, Chispas, Pintoreta y muchas otras han estado formándose durante una temporada bajo las pautas de la doctora Cioccolatino.

Experiencias

En tan solo dos meses, han conseguido revolucionar y levantar el ánimo a toda la planta de pediatría. Una de las pequeñas pacientes, que va al hospital todos los fines de semana, espera impaciente a las doctoras y cuando estas llegan, las sigue de habitación en habitación. A otro de los niños, lo consiguieron levantar de la cama haciendo magia. Tras sacarle un pañuelo de la oreja, el pequeño salió de la habitación tras las doctoras.

En tan poco tiempo, esta iniciativa ha tenido mucho éxito. Está prevista para un año, pero existe la posibilidad de que pasado este tiempo, renueve por más tiempo y se expanda por otras plantas del hospital. Para Marta, el clown es una de las cosas más importantes que le han pasado en la vida. “Todos los que hayan hablado conmigo media hora, lo saben”.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

Marta Villar

Relatos autoficcionados

El mundo de Gatsby

"Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista."

Elocuencia Etérea

Blog de una periodista.

Escritura y música

En este espacio se encuentra una infinita interacción entre versos y canciones

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Alex Martínez Web

Toda la información sobre la trayectoria profesional del actor

venerandum

"Abstraerse del momento por el simple hecho de recordarlo."

Mi vida en Tokio Blues

Una carta un 30 de septiembre, un mes de enero sangrando y un anillo para decir 'te quiero'