V edición del EMDIV: el antes y el después del festival

Con la llegada del solsticio de verano, los festivales de música empiezan a desfilar uno tras otro hasta bien entrado el otoño. El Emdiv de Elda ha sido uno de los primeros de este año, aunque el MadCool Festival de Madrid o el Festival de les Arts dejaban entrever todo lo que se avecina en esta etapa estival.

img_20160625_201014.jpg

Como signo de buen augurio, Gimnástica fue la banda encargada de abrir el festival con una canción con alta carga de La buena suerte. Eran las 17.20 horas del sábado 25 de junio. A pesar del calor aterrador, los alicantinos fueron capaces de hacer que todos aquellos, que poco a poco, entraban en el recinto, los acompañaran a un especial viaje por la Montaña, su trabajo más reciente. Una travesía en la que tan solo existía una máxima, resumida en Si te veo bailando. Casi una hora que pasó más rápida que el viento. La cima estaba cada vez más cerca. Aunque lo mejor de la escalada, fue poder Saltar en paracaídas, para luego Resetear las mentes de los espectadores. Eso dio paso a Olivia. Eso sí: la sesión de Dimas DJ iba antes.

Siendo uno de los grupos míticos del festival, los eldenses Olivia se subieron al escenario con la clara intención de hacer sudar y bailar a la gente. Y es que ni las horas intempestivas a las que tuvieron que actuar, impidieron que con temas como Lluvia, los espectadores «volvieran a nacer».

Resurgimos y sí, volvimos a nacer. Tras la sesión de los DJs del EMDIV, se hicieron las 8 de la tarde y la «pequeña» Zahara apareció en el escenario. Aunque faltaron algunos comentarios mordaces tan suyos, la dulce voz de la cantante atravesó cualquier tipo de barrera. Bajo la promesa «No le digas a nadie que no llegué a tiempo», la cantante interpretó Merezco, para a continuación llamar al escenario a Marc Ros, cantante de Sidonie. Juntos nos contaron la Historia Universal (El amor no es lo que piensas), de Deluxe. Zahara tuvo tiempo de dejarnos sin respiración, con Oh salvaje, para posteriormente helarnos hasta las entrañas con El frío. ¡Cómo no! La rubia también bailó para nosotros y, rescatando ese «Yola mola mil», la Caída libre fue inevitable. Una caída que sirvió para emprender Camino a L.A. Así durante más de una hora de concierto. Y cuando parecía que la fiesta se iba a alargar hasta el infinito, Aquel letargo sin fin tocó fondo, para dar paso a la siguiente banda.

Así es como llegó Sidonie, tras la sesión de los DJs de Corrientes Circulares. Y es que tras recorrer multitud de Carreteras Infinitas, el trío catalán se plantó en el escenario para presentar éste su último single, además de para anunciar que en septiembre u octubre, publicarán su nuevo álbum. No podían dejarse nada en el tintero, por lo que, con ayuda de Zahara, los chicos de Sidonie sacaron a relucir a Los Olvidados. Un concierto breve pero intenso, en el que Marc Ros demostró eso de que «Yo soy la crema». Y es que ni Un día de mierda, podría haber arruinado su actuación.

EMDIV

Foto: Organización Emdiv

El toque internacional vino de la mano de los irlandeses Delorentos, que actuaron tras el DJ Yiorch. Eran las 11 de la noche. La banda, una de las más aplaudidas en todos los festivales, se mostró agradecida en todo momento con el público. Con canciones como Everybody else gets wet o Did we ever really try?, no dejaron a nadie indiferente. Una actuación que marca un antes y un después en la historia del festival, que por primera vez contó con una banda internacional.

Cristian Set Roc abría la medianoche con su sesión, que seguidamente dio paso a Supersubmarina, quienes a pesar de los problemas técnicos, consiguieron salvar sus respectivas actuaciones. Los baezanos comenzaron haciendo que todos dejaran atrás todos sus miedos, con Samurái. Y para aquellos que aun conservaran su mente Hermética, solo tenían que esperar a que llegara Ana, La Emperatriz. «El ambiente en la ciudad» emergió con la música de Supersubmarina y el público lo «flipó» con la aparición de Kevin McAlister. Con su particular himno de Canción de guerra, aquella Pequeña de las dudas infinitas resurgió con su Puta vida. Pero ni eso consiguió ensombrecer el concierto de los andaluces, que tras su actuación, dieron paso a los DJs, We are England.

Varry Brava fue la última gran banda en actuar, a eso de las 3 de la madrugada. A pesar de las altas horas, loras, a gente lo dio todo. Los murcianos aprovecharon el festival para rescatar su repertorio, que en otoño se renovará con el nuevo disco que están preparando. Así que, ésta fue la oportunidad perfecta para hacer bailar a los espectadores y hacer que algunos de ellos subieran al escenario, para pedirles de manera enérgica: «No gires sobre mí bailando». Tras ellos, Ley DJ se encargó de poner el broche final del festival, que finalizó a las 6 de la madrugada.


ELE: «En este fin de gira, cerraremos un ciclo que nos ha dado tanto»

Dos años después de que Summer Rain viera la luz, la artista ELE cierra la gira del que es su primer trabajo. Un disco que se ha expandido como la pólvora y que se ha convertido en banda sonora de series y telediarios. A expensas de entrar de nuevo en el estudio de grabación, ELE está grabando un nuevo tema, con su respectivo videoclip, junto al rapero Nach.

Pregunta. ¿Cómo nace «Summer Rain»?

ELE. A ese tema le puso título mi madre y lo compuse cuando solo tenía 14 años. Me apetecía que el disco se llamase así porque, como cualquier primer disco, era una recopilación de todo lo que había hecho hasta el momento. Además, fue la primera canción que hice y quería metarla ahí a toda costa. También me gustó el hecho de que fuera la última del álbum, ya que es como el final que da comienzo a todo este proceso. Así que al final, surgió así: de la mano de muchos amigos, como Mani, que es el bajista y que me ha empujado a hacer este trabajo.

ELE_(c)Antonio_Tomas_Sepulveda_4_recortada

P. ¿Qué balance haces de estos dos años, desde que se publicara el disco?

E. Muy positivo. Creo que hemos sido muy afortunados, no solo yo, aunque sea la compositora, también todo el equipo que ha estado conmigo. Hemos sido muchos los que hemos trabajado, siempre he tenido el apoyo de la banda, que me ha ido siguiendo, tanto de amigos como de músicos. Promociones Sin Fronteras también ha hecho un excelente trabajo de promoción y Arcadia, que es el sello discográfico. El balance ha sido magnífico, porque nunca te esperas lo que va a pasar. Y es que es mejor no esperar, ya que así te sorprende la vida, siempre positivamente, claro. Y cuando las cosas caen mal, piensas que bueno, también es lógico. El caso es que al final, a la gente parece que le ha gustado y el disco ha aparecido en un montón de medios

P. ¿Cómo te sientes ante el inminente fin de gira?

E. Está ya aquí, la verdad. El 10 de junio ya acabamos la gira en la capital. Aunque sí que es cierto que nos han cogido en algunos teatros para continuar con el tour. Nos están saliendo cosas y se está prolongando la cosa. Yo solo espero que disfrutemos ese día 10, porque para nosotros es algo especial, es cerrar un ciclo que nos ha dado tanto.

P. ¿Cómo definirías el disco?

E. Definirse es limitarse. Y es muy difícil definir este disco. Lo ponen como folk de habitación, aunque también tiene también soul y jazz. Lo que le pasa al disco es que es un conjunto de canciones que cuentan historias mías o de la gente que me rodea. Pasa por varios estados de ánimo, porque en la vida misma no se está siempre feliz. Este álbum es lo que te pasa un poco en tu día a día.

P. El coro góspel, «Góspel Factory» te acompañó en parte del disco. ¿Cómo fue trabajar con ellos?

E. Llevo trabajando con ellos unos 10 años, y claro, quieras que no ya somos una familia. Todos nos apoyamos y todos aparecemos en los proyectos de todos. Así que me apetecía contar con ellos en mi disco. Además, yo compongo siempre con la armonía muy clara en la cabeza. Y en el concierto del día 10, algunos de ellos me acompañarán en el escenario. No todos porque si no, no cabemos. La verdad es que trabajar con ellos ha sido una maravilla. En el disco solo han aparecido personas que conocía desde hace mucho tiempo y que confiaban en mí, aunque no hubiesen escuchado antes mis temas.

ELE_(c)Antonio_Tomas_Sepulveda_2B

P. ¿Y cómo fue trabajar con Pablo Cebrián?

E. Otra maravilla, ¿qué te voy a decir? Pablo es un tío muy perfeccionista, que tiene las cosas muy claras y con un talento sublime. Yo siempre le digo: «Cómo me gustaría hacerte una resonancia para ver cómo brilla esa cabeza» [risas]. Y es que brilla por sí solo. Yo le llevé las canciones y él las completó. Para mí fue un tándem perfecto. De la mano de él es muy fácil tener el disco que tengo.

P. ¿Qué despunta, las letras o la música?

E. Creo que es un «fifty-fifty». A lo mejor hay gente que le da más importancia a las letras por ser en inglés. Pero yo estoy contando unas historias que me han acompañado durante unos años, historias de mis amigos y familiares, así que las siento cuando las canto. Entonces para mí, es la mitad de las canciones.

P. ¿Habrá alguna colaboración especial en el concierto del día 10 de junio?

E. Haremos un poco de claqué, que ya estuvo en Las Ventas; y aparecerán Julian Kanevsky, que grabó también en el disco, o Belén de la Casa, que es mi profesora de chelo. Nos reuniremos la gente que ha participado y que ha estado ahí, apoyándome desde el principio. Todo esto con alguna sorpresa más, que ya se descubrirá el día 10.

P. Entre tus próximos proyectos, hay un single y videoclip junto a Nach. ¿Qué más puedes avanzar sobre eso?

E. Bueno, todavía no han salido, por lo que poco puedo avanzar. Solo que colaborar con Nach ha sido increíble. Es una persona con mucho talento, es un poeta de los pies a la cabeza y tiene un corazón enorme. Le presentamos el tema, gracias a Pablo Cebrián, y a pesar de tener tan solo unos acordes, le encantó. Y al final, creo que hemos hecho algo muy bonito, con un videoclip espectacular para mí. Aunque claro, qué voy a decir yo [risas]. Solo esperamos que a la gente le guste igual que a nosotros.

ELE_(c)Antonio_Tomas_Sepulveda_8B

P. ¿Habrá mucha mezcla de estilos?

E. Efectivamente. Yo sigo un poco en mi línea y Nach en la suya, que es la del rap. Además, yo canto en inglés, mientras que él lo hace en español. Creo que esa fusión siempre es muy buena y positiva.

P. Además de este proyecto, ¿tienes alguno más en mente?

E. La idea es ponerme con el segundo disco en verano. Lo que no puedo decir es cuándo saldrá, porque no lo sé todavía. La cosa es empezar, que es lo difícil: sacar tiempo para hacerlo. Y bueno, a ver si con suerte, en un par de meses más o menos, lo podemos tener todo cerrado.

P. Una última cuestión: ¿qué supuso para ti que «Shadows» y «Another Colour» aparecieran en las series «Vis a vis» y «BYB», respectivamente?

E. Me hizo mucha ilusión. Además, eran días en los que yo no estaba viendo la televisión y me enteré por las redes sociales. Mola mucho que a la gente le sorprenda igual que a nosotros o que incluso te conozcan gracias a estas cosas. Sí que es cierto que sabíamos que iban a aparecer las canciones, pero desconocíamos cuándo. Aunque de lo de «Vis a vis», nos enteramos más tarde y por Twitter. El único caso del que no teníamos ni idea, fue cuando cogieron «Another Colour» para Deportes Cuatro.


Edu Quindós: «Still Believe nace tras mucho esfuerzo, pero no lo cambiaría»

El tercer trabajo de Edu Quindós, «Still Believe» llega el próximo 15 de junio, cargado de curiosidades y anécdotas. Aunque los tres primeros adelantos ya han llegado, de la mano de los temas «I Will Be There For You», «It’s Alright» y el homónimo «Still Believe». Según el artista barcelonés, el disco habla de «las cosas cotidianas, no hay luchas ni odios, hay amistad, amor y desamor, algo de picardía y mucho pasado».

Edu Quindós - Still Believe foto sin logo-5

¿Cómo se cruza la música en la vida de Edu Quindós?
Como oyente llegó así: de mi madre, Neil Diamond; de mi hermano, música heavy, especialmente AC/DC; de mi hermana, la música pop, new romantics y sobre todo Queen. En la adolescencia, escuché mucho a Dire Straits, U2, Roxette y ya por mí mismo fueron entrando George Michael, Elton John, Bowie, Spandau Ballet y el último en llegar, Glen Hansard, entre otros. Como músico, arranqué en el instituto canturreando con amigos. La primera que canté, mejor no recordar cómo sonó, fue Cryin de Aerosmith. Una facilita.

¿Cuándo decides iniciar tu carrera en solitario?
Sobre 2003 grabé un EP no editado en los primeros meses de vida de la Bucbonera, estudio donde he grabado mis discos. Luego co-fundé la banda Plebeya y al disolvernos, tuve claro que quería tener el control sobre mis canciones a, prácticamente, todos los niveles, así que seguí componiendo y componiendo hasta grabar Stay with Me.

¿Qué importancia tienen para ti las letras?
Es lo último que hago y lo que más me cuesta. Suelo hacer las letras de canciones que igual he acabado, instrumentalmente hablando, meses o incluso años antes. Siempre he dicho que para mí lo más importante son las melodías, pero tras tres discos, creo que no se me da mal escribir y que cuento más cosas de las que creo que puedo contar.

¿Por qué continuar con el inglés?
Es el idioma de la música que he escuchado desde siempre. No tengo casi discos en castellano. De hecho, en Plebeya cantaba y componía en castellano, pero siempre pensé que sonarían mejor en inglés. Como comentaba, ahora soy yo el que me dirijo y produzco así que hago lo que me gusta sin pensar en otras cosas. Si acaban gustando mis canciones, el idioma será lo de menos. Además, creo que la música en inglés sigue vendiendo más en España, ¿no?

¿Qué significa para ti este nuevo disco, «Still Believe»?
Otro gustazo, otra satisfacción. Ir por libre es muy complicado, pero así lo he decidido, por lo que me toca apechugar. De momento me sigo financiando yo mismo los discos, por lo que aparte de lo placentero, que es casi todo, me ha supuesto de nuevo, un buen esfuerzo y sacrificio. Pero no lo cambio por nada.

Still Believe - Edu Quindós PORTADA FORMATOS 484x484mm

¿Cómo nace este álbum?
Pues de un momento de crisis económica. Mis ingresos han bajado estos últimos meses por temas relacionados con cambios en mi trabajo. Así que planteé desde el primer momento a Tomàs Robisco (ingeniero de sonido y propietario de Bucbonera Studios) y Luis Robisco (guitarrista, co-arreglista y pieza clave en mis discos) que iba a hacer un disco de producción más austera, que no quería decir que fuera menos que los otros.

¿Cómo lo definirías?, ¿dirías que es tu mejor trabajo hasta el momento?
¿Mi mejor trabajo? Uy, no, no. Todos son mis mejores trabajos. Es un disco nuevo, o unas canciones nuevas, pero no mejores. Diferentes, eso sí, pero como todas las mías. Supongo que habrá gustos para todo. Sí que es cierto, que de momento, quien lo ha escuchado: familia y amigos cercanos dicen que tiene algo especial. Yo creo que al tener menos instrumentos se oye más mi voz, y eso, quizás les gusta más. Pero para mí, mis nuevas niñas tienen unas maravillosas hermanas mayores, y tendrán unas futuras hermanitas igual de maravillosas.

¿Por qué elegir «Still Believe», «I Will Be There For You» y «It’s Alright» como adelantos?, ¿qué tienen estos temas?
Still Believe, aparte de dar título al disco, tiene ya videoclip, por lo que es una buena carta de presentación. Del resto, pues lo dejé en manos del equipo de Cultura Inquieta, que me lleva el contacto con los medios. Me resulta muy difícil escoger, ya que cada canción tiene algo distinto. De hecho, están ordenadas alfabéticamente, como ya hice en Hello, porque no soy capaz de dar un orden. Pero cuando la gente lo oiga, espero que piensen que todas ellas podrían haber sido las escogidas.

¿Cómo fue diseñar tú mismo la portada de este tercer trabajo?
Bueno, con Hello fue también así. Escogí yo la foto, creé el logo y diseñé el interior del libreto. No soy diseñador, pero trabajo con varios y al final aprendes a manejar algunas cosillas. Eso sí, el retoque final lo dejo en sus manos (Estudio Fénix). Con Still Believe, pasé por varias portadas (fotos mías de Instagram) hasta que me hice una sesión de fotos con mi jefe Álex Samaranch (Bamf Producciones) y tuve claro que iba a sufrir un cuadro agudo de «yoísmo» y salir en todas las páginas. Lo de incluir los acordes, pues al ser un disco muy de guitarras acústicas, me pareció bastante apropiado. Quién mejor que Luis Robisco para enseñar a tocar las canciones.

¿Qué importancia tiene el diseño del libreto?
Bueno, cada vez menos por el auge del digital. Yo soy de la época del CD, el vinilo no es lo mío, pero con los CD sigo siendo un clásico. No me gustan los formatos nuevos, soy de caja de plástico con libreto. A partir de ahí, creo que vale la pena que sea atractivo, que tenga algo del autor. En este caso, habiéndolo diseñado yo, pues tiene todo de mí. Caray, lo del «yoísmo» llevado al extremo. Pero, estoy seguro de que si Still Believe gusta, todo lo que lleve cerca será lo de menos.

Edu Quindós - Still Believe foto sin logo-1

¿Cómo ha sido trabajar junto a Luis Robisco, Jose Robisco, Jordi Riera, Anna Costa y Laura Soler?
Un gusto, un placer. No podemos olvidar a una de las piezas clave: Tomàs Robisco (Bucbonera Studios), responsable del sonido, y su ayudante Auger Miquel. He tocado con todos ellos. A Jordi y Jose les conozco de hace años y hemos tocado en directo juntos varias veces. Anna Costa fue propuesta de Luis, y es maravilloso cómo suena el chelo. Y a Laura Soler, la conocí a finales de 2015 porque un amigo me dijo que la escuchara. Me encantó su voz y le planteé cantar conmigo una versión de mi canción New Bright World (de mi disco Stay with Me) y acerté de pleno, queda maravillosamente exquisita.

¿Por qué ordenar las canciones alfabéticamente?
Anda, a esto he contestado antes. Básicamente, me cuesta crear un orden que implique una sensación de que priorizo unas sobre otras. Y no, no pongo los títulos para que vayan en un orden determinado. Además, ¿cuánta gente escucha ahora mismo un disco entero en orden?

¿Ansioso porque llegue el día 15 de junio y el álbum vea la luz?
Sí, mucho. El disco está mezclado y masterizado desde octubre. En enero grabé New Bright World – 2015 con Laura, pero bueno, creo que 8 meses de espera es una exageración. El trabajo no me ha permitido sacarlo antes, bendito trabajo.

Para finalizar, ¿por qué es importante romper las reglas a la hora de hacer música y hacer lo que a uno verdaderamente le gusta?
A ver, eso son apreciaciones. Si quieres que sea más «fácil» triunfar como sea, haz lo que pide todo el mundo. Si haciéndolo, sigues siendo feliz, adelante. Yo no quiero eso. Si mi proyecto funciona, mis canciones gustan y la gente quiere más, seré muy, muy feliz, porque son mis canciones. A lo mejor cantando en castellano o en catalán lo tendría más fácil, pero no sería yo, no serían mis niñas, no sería honesto. Estar solo en esto tiene muchas cosas duras, pero tiene algunas muy buenas, una de ellas es tomar mis decisiones.


Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

Marta Villar

Relatos autoficcionados

El mundo de Gatsby

"Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista."

Elocuencia Etérea

Blog de una periodista.

Escritura y música

En este espacio se encuentra una infinita interacción entre versos y canciones

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Alex Martínez Web

Toda la información sobre la trayectoria profesional del actor

venerandum

"Abstraerse del momento por el simple hecho de recordarlo."

Mi vida en Tokio Blues

Una carta un 30 de septiembre, un mes de enero sangrando y un anillo para decir 'te quiero'