El poeta que hay tras «Turista en tu pelo»

CARLOS MIGUEL CORTÉS (DOPAMINE STUDIO)

Fotos: Dopamine Studio

Esta es la historia de cómo un fotógrafo profesional termina inmerso en una aventura llamada poesía. Es la historia de Carlos Miguel Cortés, quien cuando escribe, se transforma en «Turista en tu pelo». El autor – que no escritor ni poeta – de «Intranerso» e «Innormal», pertenece a ese grupo de poetas del siglo XXI, que ha revolucionado las redes con sus versos.

¿Cómo nace «Turista en tu pelo»?

No tengo muy claro cuándo nace, pero sí sé cuándo me bautizo con ese nombre. La verdad es que creo que llevaba existiendo un tiempo. La primera plataforma de internet que utilicé para subir mis fotos fue Fotolog y lo cierto es que era bastante activo. Pero en un momento dado, colgué un texto un poco subido de tono y me cerraron la página. La cuestión es que en ese momento, decidí abrir mi propio blog en WordPress y comprar el dominio. Entonces, escribí una lista, que se llamaba: «Cosas que siempre querré ser», y una de ellas era «Turista en tu pelo». Esa siempre me había gustado especialmente y desde entonces…

¿Recuerdas cómo fue tu primer contacto con la cámara? Porque he leído que es una apéndice de ti.

Sí, me acuerdo perfectamente, de hecho llevo tatuado ese momento. Mi primera cámara de fotos fue una Polaroid 600, que me regalaron en mi Primera Comunión. A la hora de hacer la primera foto y ver que salía al momento, me di cuenta de que eso me gustaba muchísimo. Así fue como decidí que quería dedicarme a eso. Eso sí, reconozco que antes, la cámara sí que era un apéndice de mí. Ahora nos estamos dando un tiempo, como quien dice [risas].

¿Quién se apodera de la cámara cuando fotografías: Carlos Miguel o «Turista en tu pelo»?, ¿y de las letras cuando escribes?

La barrera, últimamente, es más difícil de distinguir. Pero yo diría que soy más «Turista en tu pelo» cuando escribo. Creo que cuando hago fotos soy más yo.

¿La poesía formó siempre parte de tu vida?

No siempre. Yo siempre he escrito, eso sí. Pero nunca pensé en si lo que escribía era poesía, si era prosa poética (que es parte de la poesía) o si eran relatos. A mí eso no me importaba, porque yo escribía lo que me salía. Además, de pequeño tampoco era un gran lector de poesía, como sí lo era de novela. Siempre he leído un poco, pero los cuatro o cinco años últimos han sido más importantes en este sentido.

En Twitter, escribes «No soy poeta, ni escritor, pero tengo dos libros, Intranerso e Innormal». ¿Qué te consideras entonces?

Me gustaría explicar eso un poco mejor, pero es que no me cabe [risas]. Yo soy autor de «Intranerso» e «Innormal» y ya está. Siento que las palabras poeta y escritor son un traje que me queda muy grande. Además, tiene que ser una cuestión de la gente. Si la gente te lo considera, está bien. Pero yo no me lo voy a considerar, porque no me gustan las etiquetas. Me gustan aquellas que implican lucha, pero no aquellas a las que considero «trajes» o definiciones que te encasillan.

¿Qué supuso para ti que Marwan te propusiera ir con él de gira?

Recuerdo que Marwan vino a Mallorca, donde yo vivía entonces, a hacer un concierto y me invitó a que recitara con él. Al día siguiente, quedé con él y con Pedro Andreu, y empezamos a hablar de todo un poco. En un momento dado, Marwan me dijo que tenía que publicar algo, porque era el momento de hacerlo. Sin embargo, yo no me sentía preparado todavía. De hecho, había tenido varias propuestas editoriales, que había rechazado. Pero Marwan siguió insistiendo. De hecho, días después desde Menorca me llamó para decirme que me había estado leyendo y que tenía que publicar sí o sí. No fue hasta la vuelta, ya en Madrid, cuando se ofreció a ayudarme, a guiarme en este proceso, a ser mi editor. Y fue en ese momento, cuando sentí que tenía que decir que sí.

CARLOS MIGUEL CORTÉS (Dopamine)Es ahí cuando «Intranerso» empieza a coger forma, ¿no?

Sí, fue ahí cuando nos pusimos a trabajar juntos. Empezamos a recopilar todos los textos que tenía publicados, a ver por dónde queríamos ir y por dónde no, a escribir cosas nuevas para incluirlas en el libro…Todo esto lo hicimos en julio y en noviembre publicamos «Intranerso».

¿Qué supuso para ti publicar este primer libro, y encima con una pequeña editorial como es Noviembre?

A mí me cambió bastante la vida, porque volví a Madrid después de seis años en Mallorca, y empecé los recitales y la gira con Marwan. Estoy muy contento de haberlo hecho. Desde entonces, todo ha sido una vorágine en la que me encanta estar metido.

¿Fue casualidad que el libro, editado por Noviembre, saliera a la calle ese mismo mes?

Sí, fue casualidad. No fue algo buscado, pero es cierto que noviembre es un mes que me gusta. De hecho, el segundo libro salió este mismo mes, pero un año después. Y si todo va bien, es posible que el tercero también vea la luz en noviembre.

De hecho, se reservaron bastantes ejemplares, incluso antes de que «Intranerso» viera la luz…

Sí, sí. Creo que en total se reservaron unos 400. Además, la primera edición, que fueron unos 1500 ejemplares, se agotó esa misma semana. Fue una locura maravillosa que no me esperaba en absoluto, igual que no esperaba llenar Galileo el día de la presentación. De hecho, ese día se juntaron unas 400 personas y estuve cuatro horas firmando libros. Claro, quizás ahora, esas cosas las digieres de manera diferente, porque ya han sucedido.

Tras la publicación y reedición de «Intranerso», llegó «Innormal». ¿Por qué ese título?

Con «Intranerso» creé un concepto nuevo, que a la gente gustó y que considero que caló bastante. Así que, con este segundo libro, también quería hacer algo nuevo. Y la verdad es que «Innormal» me parece un concepto muy chulo. Es una palabra que no existía, pero que define algo que sí, que es la incapacidad de ser normal.

¿Cómo fue pasar de publicar en una editorial pequeña a una más grande como Destino?

En realidad, en cuanto al contenido del libro, no he notado ningún cambio. No hay ningún poema que haya querido meter y no haya podido. Ha habido mucha libertad en ese sentido. Aunque evidentemente, estar con Destino ha hecho que esté en todas las librerías y que el libro sea más accesible.

Retratar aspectos de la vida cotidiana, puede sonar muy a tópico. ¿Cómo hacerlo bien para que la gente consiga conmoverse?

Yo no sé si lo hago bien o mal, yo lo hago a mi manera y no me pongo a pensar en esas cosas. En cualquier caso, siempre es la gente la que tiene que juzgar. Hay un verso en la reedición de «Innormal», que a mí me gusta especialmente. Dice así:

No sé escribir como otros, pero sé que ahí fuera hay miles como yo, que también necesitan una voz que diga lo que sienten.

Las palabras que ellos no encuentran en el baúl de su interior.

Y yo no soy, ni quiero ser esa voz.

Yo, escribo por mí, porque entre palabras he encontrado mi hogar y mi refugio.

Pero todos, todos, todos estáis invitados a esta casa.

Como fotógrafo y poeta, ¿qué poder crees que tienen las redes sociales en la difusión de la cultura?

Yo creo que hay una nueva generación de lectores y también de poetas. Esta generación de poetas, no tendríamos ni un cuarto de lectores, si no fuera por las redes sociales. En la poesía en concreto, que es de lo que yo más puedo hablar, creo que tienen una influencia amable. Son un gran altavoz de la difusión de la cultura, la verdad.

Dentro del nuevo panorama poético que se ha dado en el siglo XXI, ¿a quiénes admiras?

Hace poco hice un ranking de mis 10 poetas españoles vivos preferidos. A mí me encanta por ejemplo, Escandar Algeet, al que considero uno de los mejores. También me gustan muchísimo Marwan, Pedro Andreu, David González, Ana Elena Pena y Manuel Vilas, que no es de esta generación, pero me encanta lo que hace.

¿Y de los poetas clásicos?

Me encanta la poesía de Cortázar. Otro de mis poetas favoritos es Bukowski. Aunque también me gustan también Benedetti y Neruda. Lo cierto es que la mayoría de los poetas que leo son del siglo XX. Son con los que más conecto.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

Marta Villar

Relatos autoficcionados

El mundo de Gatsby

"Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista."

Elocuencia Etérea

Blog de una periodista.

Escritura y música

En este espacio se encuentra una infinita interacción entre versos y canciones

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Alex Martínez Web

Toda la información sobre la trayectoria profesional del actor

venerandum

"Abstraerse del momento por el simple hecho de recordarlo."

Mi vida en Tokio Blues

Una carta un 30 de septiembre, un mes de enero sangrando y un anillo para decir 'te quiero'

A %d blogueros les gusta esto: