EMDIV Music Festival y el concurso de bandas

Cartel[QCzh]

Verano, tiempo libre, vacaciones, amigos y ¡festivales de música! Cada día que pasa, queda menos para el 25 de junio, fecha en la que se celebrará la quinta edición del EMDIV Music Festival de Elda. Miles de espectadores se volverán a reunir en el antiguo campo de fútbol Pepico Amat, en un espectáculo de lujo. Supersubmarina, Zahara, Sidonie, Varry Brava, los irlandeses Delorentos o Ley DJ, se conforman como los pilares del cartel. Un cartel que se complementa con las bandas y DJs locales: Olivia, We are England, Yiorch, Corrientes Circulares DJs o Cristian Set Roc, entre muchos otros.

Cuarta guerra de bandas

Una edición más y por cuarto año, la organización del festival, junto al programa «Corrientes Circulares» y el medio online @murciaindie, ha puesto en marcha un concurso de bandas. Entre los premios del ganador, está la actuación en el festival, la aparición en medios de comunicación o la entrevista acústica en el programa radiofónico, «Corrientes Circulares».

Solistas o bandas rock, pop o electrónica. Unos sencillos pasos de inscripción en la plataforma social riffbizz. 45 minutos de actuación. Tras los breves conciertos, se elegirán a tres finalistas. Uno de ellos será escogido por el público, otro por el programa «Corrientes Circulares» y el tercero, por el medio digital @murciaindie. Finalmente, los tres elegidos actuarán de nuevo el 16 de abril, en un lugar todavía «por determinar».

Conchita: «La tristeza de la Vía Láctea es lo más bonito que he escuchado en años»

LEWIN

Aunque nació en Buenos Aires, Andrés Lewin pasó la mayor parte de su vida en Madrid. Desde el minuto uno y hasta su último aliento, la música lo ha acompañado y ha formado parte de él. Sus canciones, que empezaron sonando en pequeñas salas, eran el mejor reflejo de su persona. Este 2016, estaba preparado para presentar su nuevo disco, «La tristeza de la Vía Láctea», pero de manera inesperada, el joven cantautor bonaerense fallecía, dejando su trabajo a un paso de ser publicado. Por ese motivo, sus amigos se han comprometido a mostrar el 16 de marzo en la Sala Galileo, la ópera prima del argentino, justo como el propio Lewin tenía programado.

Junto a artistas como Luis Ramiro, Marwan, Pablo Cebrián o María Valverde, entre otros, la cantante Conchita interpretará los temas que componen «La tristeza de la Vía Láctea». De hecho, en esta ocasión, ha sido ella quien ha querido recordar a Lewin.

Pregunta. ¿Cómo y dónde conociste a Lewin, qué te unió a él?

Conchita. Conocí a Lewin hace más de diez años. Tocábamos en Libertad 8, en el búho real. Creo que me lo presentó Luis Ramiro en un concierto. En esa época pasaba mucho tiempo junto a Marwan, Luis Ramiro o Lewin. Todos hemos seguido nuestro camino, pero siempre hemos seguido viéndonos y compartiendo nuestra música.

P. ¿Cómo era, qué lo definía, como persona y como artista?

C. Lewin era una persona completamente imprevisible, es imposible recordarle sin reírte, le pasaban cosas increíbles todo el rato. Era divertido, muy divertido, porque no reaccionaba nunca como cualquier otra persona reaccionaría. Cada mensaje, cada llamada suya, cada mail era especial. Y así son sus canciones también, que cuentan historias increíbles pero las cuenta tan bien, que parece que estuviste allí con él. Recuerdo que me convenció hace muchos años para que le fuera a ver a Libertad 8, me dijo que fuera sola, que disfrutara de ver un concierto yo sola. La verdad es que nunca lo había hecho y fui. Recuerdo que me reí muchísimo, y también lloré. Cuenta las cosas de una manera muy especial, eso me encanta de él, cada vez que me cantaba un tema me transportaba a otro universo, donde sólo llego con él. Y la verdad es que es increíble.

P. La tristeza de la Vía Láctea, considerada la ópera prima de Lewin. Pero, ¿tú cómo la describirías?, ¿en sus temas hay «tristeza» o algo que nos evoque al título del disco?

C. «La tristeza de la Vía Láctea» es lo más bonito que he escuchado sin duda en muchos, muchos años, no porque se haya ido Lewin, ni mucho menos. Se lo dije una y otra vez, los temas son buenísimos, las letras van más allá de lo que es escribir bien. Consigue que te metas dentro de la canción, dentro de la historia. Consigue que estés ahí con él, en una fiesta loca de animales, enamorándote en Tel Aviv, haciendo con él el camino de Santiago. En cuanto al nombre del disco, viene por la canción de Halley, en cuanto la escuches, lo entenderás.

Lewin_homenaje

P. ¿Cómo se deja ver la personalidad de Lewin en este trabajo?

C. En todo. El disco es Lewin, lo hizo de la mano de Pablo Cebrián. Discutían cada parte, cada acorde, cada todo. No hay nada donde no esté Lewin en este disco, y es lo que lo hace especial. Pablo ha sabido expresar perfectamente lo que es Lewin, pasaron muchas horas juntos los dos encerrados en el estudio. Lewin estaba feliz con el resultado, le dieron mil vueltas, era justo como él quería que fuera.

P. Recordabas que cuando empezasteis en el mundo de la música, pegabais carteles en los buses, y él se preguntaba hasta dónde llegarían vuestras caras. ¿Hasta dónde llegaron?

C. Eso nunca lo sabremos.

P. ¿Cómo ha sido sacar adelante este proyecto póstumo y evitar que quedara escondido en un cajón?

C. Que se quedara en un cajón nunca fue una opción. Cuando Lewin se fue, el disco estaba terminado a falta de mezclar. Nunca se nos habría ocurrido dejarlo en un cajón. Es un disco precioso, y lo que hemos hecho, entre todos, es sacarlo tal y como él quería. Intentaremos que su música llegue lo más lejos posible, estoy segura de que a la gente le va a encantar.

P. ¿Qué supone para ti, como artista y como amiga de Lewin, interpretar sus canciones en Galileo?

C. Me da muchísima pena no poder verlo ese día desde el otro lado. No poder estar sentada y verle cantar. Lo haremos lo mejor que podamos e intentaremos que sea un día de celebración, celebraremos la salida de su disco como él hubiese querido e intentaremos que la gente se quede feliz, que conozcan su música para que hablen de ella y la compartan. Todos los que vamos a estar sobre el escenario ese día somos amigos suyos, gente que ha compartido con él muchas cosas, y sobre todo gente que le quería y le quiere mucho. Así que haremos todo lo posible para que sea una noche increíble y sentirle con nosotros.

Lolo Moldes: «Cráteres son heridas cicatrizadas, que han dejado su huella»

Foto Lolo Moldes 4

Es músico, compositor, productor musical e ingeniero de sonido. Aunque la relación de Lolo Moldes con el mundo de la música viene de mucho más atrás, de cuando tenía ocho años y empezó a tocar la guitarra. O de cuando comenzó a dar clases en el conservatorio. De hecho, él mismo ha reconocido que ya nació con una guitarra debajo del brazo. Ahora está en pleno proceso de promoción de «Cráteres», su primer audio-libro recién presentado a los medios, y que llevará al leonés el próximo sábado 12 de marzo a la Sala Barco de Madrid. Un trabajo que va más allá de la música, ya que también aúna poesía e ilustración. Esta última, a cargo de los artistas bercianos Cristina Montero, Ana Gaztelumendi, C. C. Sulé, Jorge Solana, El Abrelatas, Javier Carpintero, Roque Castedo, Raquel Palacio, JuanMa Salví y Roberto Canedo.

Pregunta. ¿Qué te llevó a lanzar tu carrera como artista?

Respuesta. Lo cierto es que la inercia me llevó hasta este punto. En ningún momento me planteé lanzar mi carrera musical. Simplemente, llega un día en el que pintas un cuadro que te gusta y decides mostrarlo en público.

P. ¿Cómo nace «Cráteres»?

R. En principio, tan solo eran unos textos y unas melodías que tenía guardados y que poco a poco fueron cogiendo forma. Hasta que se convirtieron en canciones. Pero como además, tenían cierto colorido y carácter desde mi punto de vista, consideré que tenían que complementarse con imágenes. Por eso contacté con unos amigos de El Bierzo, para proponerles que dibujaran las canciones. A ellos les gustó la idea y se volcaron enseguida.

P. ¿Cómo está estructurado este trabajo?

R. Tiene dos partes. En la primera de ellas aparecen las canciones, con las letras de las mismas y su respectiva ilustración. La segunda está dedicada a la poesía y reflexión. Son resquicios que quedaron anotados durante el proceso compositivo y no quise que se perdieran, porque forman parte de toda la creación de «Cráteres».

Portada dossier (2)

P. ¿Por qué llamarlo así, «Cráteres»?

R. «Cráteres» es claramente una metáfora. Si tuviera que definirlo con una frase, diría que son heridas cicatrizadas, pero que han dejado su huella. En definitiva, es un mapa del alma. Engloba muchas cosas en cuanto a la temática. principalmente, hacen referencia a cuatro pilares fundamentales: los sentimientos familiares, temas políticos que de alguna manera te mueven, la tierra y el amor.

P. ¿Qué hace especial este trabajo?

R. Es honesto y sincero, ha salido del alma sin ningún tipo de pretensión, más que ser un proyecto terapéutico. Ocurre que después de mucho tiempo viviendo en Madrid, me siento desilusionado con el entorno y decido poner tierra por medio. Me marcho para poner mis ideas en orden y descansar. A partir de ahí, nace y se consolida «Cráteres». Por eso pienso que es honesto y sincero.

P. ¿Cómo ha sido la experiencia de grabar este audio-libro?, ¿repetirías?

R. El formato quizás no lo repetiría, pero el estilo, y los puntos personales y musicales a los que he llegado gracias a «Cráteres», sí que me gustaría conservarlos, porque me han hecho evolucionar y crecer en una dirección que me gustaría seguir investigando.

P. ¿Cómo ha sido el proceso de producción de «Cráteres»?

R. Para conseguir que la esencia de «Cráteres» se mantuviera intacta, todo lo que es el proceso creativo de los temas y las melodías, es una carrera de fondo en la que yo me encerré completamente solo con mis instrumentos. Secuencio los instrumentos que yo no puedo tocar, para luego pasárselos a instrumentistas que sí que pueden hacerlo y que además, aportan su toque personal.

Foto Lolo Moldes 3

P. ¿Cómo diste con las personas que te iban a ayudar en este proceso?

R. En el tema musical, ya tenía claro con anterioridad a las personas que quería que formaran parte del plantel, porque llevo mucho tiempo trabajando en el mundo de los directos y he coincidido con mucha gente. Y poco a poco vas asociando a las personas que pueden encajar, tanto a nivel profesional como humano. Este último aspecto es muy importante para que el proyecto creciera.

A nivel artístico, el diseño de los dibujos fue previo al proceso de producción. Con anterioridad, pasé a unos amigos unos bocetos de los temas al desnudo, tan solo con la guitarra y la voz, para que no se vieran influenciados por otros artificios. Y sobre eso, construyeron sus obras. No hubo ningún tipo de restricción en este sentido, cosa que ha hecho que «Cráteres» tenga mucha más fuerza.

P. ¿Qué supone para ti presentar tu disco en la Sala Barco de Madrid?

R. Pues imagínate. La Sala Barco es una de las más emblemáticas de la ciudad. Llegar de fuera y poder actuar allí es todo un lujo.

P. ¿Alguna sorpresa para el concierto del 12 de marzo?

R. Bueno, algo hay pensado [risas]


El festival Wegow Day agota las entradas

wegow-day

El próximo sábado 5 de marzo, Ochoymedio Club (Sala But) se convertirá en el escenario del festival indoor Wegow Day, por el que pasarán tres bandas de las grandes bandas del panorama indie español. Los catalanes Dorian, que se alzan como cabeza de cartel, Varry Brava y Mirémonos son los grupos elegidos para participar en este espectáculo.

Wegow es quien organiza este evento musical. Esta página web, la pionera y primera red social que conecta a personas amantes de la música en directo y con gustos musicales similares, ha aprovechado la celebración de su segundo aniversario para reunir a Dorian, Varry Brava y Mirémonos en un mismo escenario. Por el momento, el éxito de Wegow Day ha sido tal, que a poco más de dos semanas del espectáculo, se han agotado todas las entradas.

Un festival que dará comienzo el 5 de marzo a las 20.00 horas y que durará hasta la medianoche. Tras la actuación de estas tres bandas referentes en España, diversos DJs residentes harán disfrutar con sus sesiones el resto de la noche. Por lo que, desde la finalización del concierto de estos grupos y hasta las 2 de la madrugada, los asistentes podrán acceder a la sala de manera gratuita.

La apertura de puertas será a las 19.30 horas, aunque hasta las 20.00 horas no dará comienzo este mini-festival. La primera banda en actuar será Mirémonos, a la que seguirá Varry Brava, alrededor de las 21.00 horas. Dorian, primer grupo en confirmar y cabeza de cartel, saldrá al escenario sobre las 22.00 horas y se encargará de cerrar el Wegow Day.

Dorian

Este grupo procedente de la ciudad de Barcelona, se ha convertido a lo largo de sus 10 años de vida en un referente de la música indie, no solo en España, también en bastantes países de Latinoamércia como México, donde han actuado en multitud de ocasiones. Con su último trabajo, «Diez años y un día», han celebrado su décimo aniversario como banda. De hecho, durante 2015 recorrieron numerosos escenarios de todo el mundo. Entre las sorpresas de este disco, ha habido colaboraciones con otros artistas, como Santi Balmes (Love of lesbian). Además, en su gira de presentación contaron con nuevos instrumentos, como violín, viola y violonchelo .

Varry Brava

Esta banda murciana creada en el año 2009, saltó al panorama musical con la que fue su primera maqueta «Ídolo» en 2010. Poco a poco, fueron adquiriendo mayor repercusión tras aparecer en los «Conciertos» de Radio 3. Además, con este trabajo recorrieron algunos de los escenarios y festivales más importantes a nivel nacional. En 2012, llegó su primer álbum «Demasié» y dos años después, su último trabajo, «Arriva: 16 Horas de Juego y 4 Litros de Bebida energética», con el que consiguieron «colarse» en la lista de discos más vendidos.

Mirémonos

Un graffiti en una pared de Malasaña les dio el nombre del grupo en el año 2009. Y a continuación, llegó su primer EP «Kaizen», con el que ganaron el concurso Creación Joven del Ministerio de Cultura. 2011 se planteó como año productivo para los madrileños, que publicaron su single «Jägermeister», considerado por la revista Mondosonoro como uno de los cinco mejores demos del año. «Porno» surgió en 2012, mientras que en 2014 nació su último EP, «Triángulo de las Bermudas». A finales de 2015, realizaron y subieron a Bandcamp, el single «Parece carnaval».


«El cuerpo deshabitado» y los problemas de ser adolescente

0elcuerpodeshabitado

Aldara está convencida de que, el día que nació, los hados se debieron de pillar una buena borrachera. ¿Por qué a ella le tocó la cara de pan, un pelo amorfo y carne al peso y no los ojos verdes, el tipazo de modelo y el hoyito en la barbilla de su hermana? Después de años de comparaciones más o menos sutiles entre ambas, Aldara se ha convertido en una adolescente inteligente y con un sueño, ser actriz. Pero en un mundo donde todos parecen perfectos, a menudo se siente como un mastodonte con acné. Y lo peor es que los kilos de más pesan tanto sobre su autoestima que la joven empieza a perder el control peligrosamente.

Dos días duró este libro en mis manos. En tan solo una noche ya había leído la mitad de la novela. Lo cierto es que a pesar de ser principalmente juvenil, su historia puede y engancha también al público algo más adulto.

Aldara es una adolescente acomplejada con su aspecto físico, ya que no puede evitar compararse no solo con su madre y su hermana, si no también con la que se supone que es su amiga, Carla, de la que se ha convertido en vasalla. Vive una lucha continua con su cuerpo, obviando su inteligencia. Como muchas adolescentes, piensa que el físico lo es todo, y que basta con un cuerpo bonito para obtener todo: el amor de Pablo o el papel de Julieta en la obra de teatro de su instituto.

Más allá de los problemas de autoestima de Aldara, la bulimia también se deja ver en la novela. Del mismo modo que las relaciones homosexuales y la persecución que todavía pueden llegar a sufrir. Una persecución que afecta personalmente al mejor amigo de Aldara, Hugo. Todas estas dificultades se van superando no solo con la ayuda de los padres y demás adultos que rodean a los personajes, sino que también se solucionan gracias al propio desarrollo y evolución de los protagonistas.

La novela narra y explica muy bien los grandes problemas que rodean a los adolescentes actuales. Un libro que no solo los puede ayudar a ellos, sino que también ayuda a los adultos. Gracias a él, les resultará más sencillo entender a los jóvenes. Una narración ligera, lenguaje sencillo y una historia escrita en primera persona que consigue involucrarte en los propios pensamientos de Aldara y te hace sentir que formas partes de ella. Sus dudas, sus problemas, sus confusiones, sus continuas disputas con su madre, su obsesión con el físico, su amor por Pablo, su pasión por el teatro o su achatamiento frente a Carla, se transforman en parte de la vida del lector mientras devora la novela.

«El cuerpo deshabitado» es una novela más que necesaria. Necesaria para concienciar a los adolescentes, que todavía no tienen una personalidad bien definida. Necesaria para que no solo ellos sepan cómo reaccionar ante cierto tipo de situaciones, sino también para que los adultos puedan detectar graves problemas como los alimentarios, y reaccione ante ellos rápido. En una sociedad cada vez menos deshumanizada y repleta de valores falsos e irreales, se necesita literatura realista, que afronte de manera lúdica problemas de gran alcance como los reflejados en esta novela. Como la propia María Menéndez-Ponte me aseguró en una entrevista: «Hay que hablar de los problemas del día a día. Y la literatura tiene que servir como reflejo de este mundo».


Juanjo Payá: «Un periodista cultural es todo lo bueno que sean sus reportajes»

5

Juanjo Payá (Novelda, 1983) es licenciado en Ciencias de la Información por el CEU de Elche y ha cursado el Máster de Estudios Literarios en la Universidad de Alicante. Actualmente, compagina su trabajo en la sección de Cultura del Diario Información con la subdirección del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert al tiempo que ultima su tesis doctoral. Siempre ha estado vinculado al mundo de la cultura, gracias a la estrecha relación de su familia con el escritor Azorín. Su pasión por las letras y el periodismo lo han llevado a ser quien es hoy como profesional, y quizás también como persona.

Pregunta. ¿Por qué decidió estudiar periodismo?

Respuesta. En primer lugar, por mi amor por la literatura. Yo tenía claro que lo que me gustaba era escribir y disfrutar de la literatura. Sabía que el periodismo era una oportunidad de poder dedicarme a ella o, al menos, acercarme al oficio de escritor.

P. ¿Y qué le llevó a dedicarse finalmente a la sección de Cultura?

R. Siempre he vivido muy ligado a la cultura y a la literatura, porque he tenido una familia dedicada a ello. Mi padre gestiona los fondos culturales de la Fundación CAM de la provincia de Alicante y trabaja con referentes y legados como el de Carlos Arniches, Azorín, el marino Jorge Juan o el escritor Gabriel Miró. Uno siendo niño apenas lo percibe pero, poco a poco, descubre que existen esos libros y se acerca a ojearlos. Así es como empecé a amar el mundo de las letras y las humanidades. En la carrera, durante los estudios de periodismo, esa inquietud se disparó. Entonces ya todo vino encadenado: la carrera, el máster de Estudios Literarios… hasta hoy, en mi trabajo como periodista cultural del Diario Información de Alicante en una tarea que compagino con la realización de mi tesis doctoral sobre Azorín.

P. Y de ahí, al periodismo cultural…

R. Uno no encuentra la vocación de la noche a la mañana. Esto es un proceso de maduración, que va poco a poco. De hecho, recuerdo que el primer día que llegué a la redacción del Diario Información junto a todos los becarios, me acerqué al despacho del director (por entonces, el cargo lo ocupaba Francisco Esquivel) y estuve toda la tarde hablando sobre cultura con él y cuando llegó el momento de asignarnos sección, me dijo: «Juanjo Payá, usted a deportes». Me llamó la atención, pero mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que deportes tiene mucho de cultura en lo que se refiere a redacción periodística. Tiene ciertos aires literarios. Ahí fue donde descubrí a lo que me quería dedicar, hasta que finalmente di el salto a la sección cultural. Había cumplido un sueño.

P. Desde pequeño, ha crecido muy ligado a Azorín… Además del aspecto personal que le une a él, ¿qué más le motivó a centrar su trabajo de fin de máster y su tesis en él?

R. Para mí, hay dos «azorines». El Azorín periodista; el Azorín escritor. Aunque él siempre se consideró periodista. De hecho, él era un joven de provincias que quería ser periodista y se marchó a Madrid para hacerse un hueco entre los periódicos más importantes de la época, como El Imparcial. Y lo consiguió.

Por otro lado, me fascina la originalidad en la redacción de Azorín. Fue original, renovador y revolucionario en su estilo periodístico. Es más, se adelantó al «Nuevo Periodismo» de Tom Wolfe con rasgos como la combinación de la primera y tercera persona en la escritura; la descripción minuciosa de la escena; su lenguaje preciso… Azorín fue un visionario en la manera de entender el oficio periodístico en sus crónicas políticas, de viajes, culturales o de costumbres. Fue un periodista universal, prolífico, que trabajó tantos y tantos temas que solo merece mi admiración y la de otros muchos.

P. ¿Considera que la figura periodística de Azorín es lo suficientemente reconocida por la sociedad?

R. Por desgracia, no. Mucha gente vincula a Azorín con la dictadura de Franco. Pero se desconoce que, al final de nuestra Guerra Civil, Azorín regresa a cambio de un silencio. Fue su precio. También se desconoce las cartas que remitía al dictador para permitir el regreso de los republicanos exiliados y el cese de los fusilamientos… No soy un experto en este campo azoriniano, pero Azorín, pese a lo que digan sus detractores, se mojó y se volcó por quienes sufrían.

Por otro lado, no se le reconoce todo lo que hizo en el apartado periodístico. Él, por ejemplo, cuando escribe La ruta de Don Quijote, que son una serie de crónicas que le encargan en El Imparcial, recorre los pueblos de la Mancha por los que se supone que pasó Don Quijote y entrevistaba a sus gentes y habitantes. Y lo más curioso es que las propias personas que vivían allí en 1905, veían a Don Quijote, a pesar de ser un personaje ficticio. Es una maravillosa narrativa periodística que nos traslada a aquel tiempo.

P. ¿Hay algún periodista contemporáneo que se parezca, narrativamente, a Azorín?

R. Lo que suelo decir es que si cogiera ahora mismo un periódico nacional y me pusiera a leer artículos, estoy seguro que más de uno se ha copiado o se ha dejado influir por él. Azorín marcó lo que es una forma de escribir y de entender el periodismo. De hecho, si lees alguna crónica suya, podrías identificarla hasta sin ver su firma. Eso es algo que me gusta de él y que intento trasladar a mi caso personal. La personalidad, la firma y huella, el estilo que aflora en los artículos, nuestra marca personal de periodista, es lo que nos distingue y diferencia de los demás.

P. ¿Cree que su estilo tiene algo de Azorín?

R. Sí, claro. ¡Aunque ojalá me pareciera una mínima parte a Azorín! Sí es cierto que la originalidad de Azorín, su estilo, su huella y marca personal de periodista… son lecciones que intento llevar a cabo en mi oficio periodístico.

P. ¿Qué es lo que más le llama la atención de Azorín?

R. Además de la originalidad y de esa manera que tuvo de crear el «Nuevo Periodismo», me llama mucho la atención la forma que tiene de rescatar los clásicos «olvidados» de nuestra literatura. Y que también, por cierto, trabaja en la prensa. Su deseo, su objetivo, era difundir también la literatura, y utiliza para ello el canal del periodismo, de los periódicos. Eso es también periodismo cultural. Difundir literatura, arte, música, cine… cultura… por medio de los periódicos.

P1000012

P. Hablando de su tesis, ¿es ésta una ampliación de su Trabajo de Final de Máster?

R.  Sí. En mi TFM trabajé el periodo azoriniano de 1904–1905, cuando Azorín escribe para El Imparcial. Una época en la que publica los artículos de La ruta de Don Quijote y, por otro lado, La Andalucía Trágica… unas crónicas de denuncia cuando Azorín viaje a Jerez y el campo andaluz y descubre a pueblos sin agua, cultivos y tierras que se mueren, enfermos sin médicos, padres, niños y ancianos pasando hambre… Todo eso lo vuelca en unas crónicas durísimas contra la clase política que chocan con los intereses de los propietarios de El Imparcial, lo que motiva su despido.

Tras este análisis, he decidido volver a los orígenes de Azorín para mi tesis. Los literarios y, también, los periodísticos. De ahí el campo principal de mi investigación, y donde cabe la esencia de un Azorín comprometido, de denuncia, original, renovador y revolucionario con su periodismo.

P. ¿Cuándo empezó a trabajar en el Diario Información?

R. Este verano del 2016, serán doce años en Información, que es el periódico referente en mi provincia. Hoy por hoy, y a diferencia de la época de Azorín, para trabajar en un buen medio y ganarse la vida no hace falta buscarse la vida en la capital. Comencé mi carrera en Información en la sección de Deportes, donde aprendí mucho (primero con Vicente Crespo como jefe, después con Toni Cabot). Pero mi verdadero camino siempre fue el periodismo cultural, de hecho siempre que podía, intentaba colaborar con ellos, con algún artículo o alguna crítica literaria. Así estuve hasta que un año el director me llamó y me comentó que necesitaba a alguien en cultura, y que contaba conmigo porque le gustaba mi perfil. Y ya han pasado diez años desde entonces.

P. ¿Por qué cree que la sección de Deportes bebe también de la de Cultura?

R. Cuando me dijeron que comenzaría en la sección de Deportes, lo primero que hice fue empaparme de lo que se estaba haciendo. Me dedicaba a leer las crónicas de Santiago Segurol, que trabajaba en El País, para informarme. José Sámano, Orfeo Suárez… periodistas que aportan un toque musical, y muy literario, a sus textos deportivos. Descubrí entonces una manera de indagar en estas crónicas y de atrapar al lector. Todo muy fácil, tiempo después, para trasladar al periodismo cultural.

P. ¿Qué tiene la cultura que no tenga otra sección de cualquier periódico?

R. Es una pregunta difícil. Siempre tuve claro que quería una profesión que me llenara y me enriqueciera como persona. Y eso me lo ha dado la cultura. Es cierto que a veces el ejercicio de la profesión nos ciega y nos estresa, pero yo en el periodismo cultural he encontrado ese espacio que para mí es un bálsamo.

P. ¿En qué consiste su rutina diaria como periodista cultural?

R. Buscar temas. Un periodista cultural es todo lo bueno que sean sus reportajes. El periodismo no es copiar y pegar. En la sección de Cultura del Diario Información, dedicamos la primera, segunda y tercera página, sino más, a temas que buscamos los periodistas. Eso es algo que nos diferencia y distingue de los demás medios. Temas que hablan de lo que les preocupa o interesa a nuestros lectores, de Alicante y provincia.

Mi rutina, que no lo llamaría así, es buscar temas culturales. Escribo un día de videojuegos, otro de literatura, mañana de móviles, pasado de cómics, y puede que también de teatro, música, cine o lo que sea. La cultura ha evolucionado, ha sufrido un cambio radical, y se ha expandido en muchos otros campos especialmente influenciada por las nuevas tecnologías.

P. ¿Cómo se realiza la selección de temas culturales en el periódico?

R. Los temas los marca el redactor-jefe en coordinación con el resto del equipo. Se evita saturaciones de un mismo tema y se marca una planificación (ahí incide también la agenda mediática de esa semana). Aunque la previsión puede cambiar por un “última hora”. Los temas alicantinos y provinciales (nos debemos siempre a nuestros lectores) se combinan con los nacionales o internacionales que proceden de agencias como EFE o Europa Press (y que editamos los periodistas). Más

María Menéndez-Ponte: «Soy muy Peter Pan»

maria_m-p

«Hay que hablar de los problemas del día a día. Y la literatura tiene que servir como reflejo de este mundo»

A pesar de haber estudiado Derecho, las letras siempre han formado parte de la vida de María Menéndez-Ponte (La Coruña). «De hecho, la rareza mía fue estudiar Derecho». Carrera a la que posteriormente siguió la de Filología. De ahí pegó el salto a la escritura, a la que se dedicó profesionalmente tras el fallecimiento de su padre. Sus hijos siempre fueron esa inspiración necesaria para crear su literatura, principalmente infantil y juvenil. Y de esta manera, nacieron obras como «Nunca seré tu héroe», cuyo personaje principal tiene mucho de su hijo Álvaro.

Pregunta. ¿Qué le empujó a escribir literatura infantil y juvenil?

Respuesta. Yo creo que ya de por sí soy muy Peter Pan, para empezar. También me casé muy joven y mi primer hijo lo tuve con 20 años. Entonces yo creo que no llegué a salir del mundo infantil y juvenil. La verdad es que con mis cuatro hijos me pareció mágico, porque sus infancias las viví muy a fondo. Escribía siendo ellos pequeños y es que tenerlos, me hizo conectar con mi yo infantil, me hizo reencontrarme. Entonces comprendí que ese era mi mundo, aunque en sus inicios no pude dedicarle demasiado tiempo. Así que empecé en este mundo como un hobby, pero después decidí dar el salto profesionalmente tras el fallecimiento de mi padre. Comencé a escribir como una posesa y la escritura me sirvió como desahogo.

P. ¿Qué es más complicado, escribir literatura infantil o juvenil?

R. A mí no me parece una más complicada que la otra, ya que paso muy fácil del yo niño al yo joven. Me siento muy cómoda con los dos. Sí que es verdad que mis hijos tienen mucho que ver con mi literatura, porque empecé escribiendo literatura infantil cuando ellos eran pequeños y conforme crecían, me pasé a la juvenil. Ellos me han marcado los tiempos. De hecho, «Nunca seré tu héroe» lo escribí cuando mi segundo hijo, Álvaro, pegó el salto a la adolescencia. Ese libro además me sirvió mucho de autoayuda. La literatura te permite empatizar mucho con la gente.

Heroe a mi pesar

P. Hablando de «Nunca seré tu héroe», ¿qué supuso publicar esa novela tan personal?

R. Para mí supuso mucho porque entre otras cosas, fue el detonante para las siguientes novelas. Me causó adicción a la literatura juvenil, además de hacerme cómplice de mi hijo, porque él se sentía reflejado totalmente con Andrés, el personaje principal del libro. Y como madre, «Nunca seré tu héroe» me sirvió de terapia. Las tramas son ficticias, pero el personaje sí que está basado en la vida real, en mi hijo Álvaro.

P. Luego llegó la segunda parte, «Héroe a mi pesar». ¿Qué significó para ti la continuación de la historia?

R. En realidad llegó después de 17 años. En cada encuentro, la gente me pedía que continuara con la historia de Andrés. Y yo respondía que era Andrés el que tenía que venir a buscarme. Un día vino, pero estaba escribiendo otras cosas y la fuerza con la que me llamó el personaje, despareció. Yo también tenía mis miedos, porque cuanto más tiempo pasa, más te despegas. Pero el ánimo de los chavales me empujaba a seguir con la segunda parte. Inesperadamente, Andrés vino para «darme el coñazo» y mantuvimos un intenso pulso, hasta que me senté y volví a escribir. En este caso, el refrán «No quieres caldo, pues toma tres tazas» me viene genial, porque de hecho, la tercera novela saldrá posiblemente el curso próximo.

P. Pupi es el personaje que más ha marcado tu trabajo. ¿Cómo nace?

R. Nació por un encargo que me hicieron en la editorial SM, ya que necesitaban un personaje para libros de texto dirigidos a niños de primero y segundo de primaria. Entre todas las peticiones que hicieron, eligieron finalmente el mío. En realidad, Pupi soy yo de pequeña. De hecho, yo me sentía un poco extraterrestre como él, porque pensaba que la cigüeña se había equivocado de planeta y me había dejado donde no era. El mundo de los adultos me parecía totalmente incoherente y lo veía todo de manera extraña. Además, como a Pupi, a mí me encantaban las aventuras, aunque las mías siempre acababan en castigo.

P. En tus novelas juveniles, tratas todo tipo de aspectos. En «Yo digo amor, tú dices sexo», hablas sobre sexo sin tapujos. ¿Hacen falta más obras de este tipo entre los adolescentes?

R. Fue una obra que cuando se escribió, no había nada de ese tipo. Siempre he sido un poco pionera en lo que se refiere a literatura juvenil. Sí que es cierto que esta novela me la pidieron en el momento en el que la escribí, es decir, fue más bien un encargo. Sirvió mucho, sobre todo en las clases que se daban sobre educación sexual. La novela va intercalando los relatos de la pareja, en cada capítulo hablaba uno: primero ella y luego él. Así conseguí confrontar los problemas y las preocupaciones de cada uno de ellos, que se basaban principalmente en la falta de comunicación. Mi hijo pequeño Diego y sus amigos me ayudaron mucho a la hora de escribir, porque estaban en bachillerato y yo necesitaba meterme un poco en la piel de los jóvenes actuales.

0elcuerpodeshabitado

P. ¿Cómo surge «El cuerpo deshabitado»?

R. Esta novela fue una locura. Pienso que hay historias que parece que te las dicten y te salen solas, mientras que hay otras con las que te peleas constantemente. Pues ésta fue una con las que me peleé. Nació muy mal. Fue mi tercera novela escrita, aunque haya sido la última publicada. Cuando la escribí, cometí un error garrafal, que fue creerme que ya era escritora, cuando eso es imposible: nunca se es escritora, porque estamos continuamente aprendiendo. A esto hay que añadir que ésta fue una novela de «laboratorio», cuando debería haber salido de dentro, «de las tripas». Quería complicar la historia metiendo muchos personajes y haciendo difícil el lenguaje. Al final salió un engendro, aunque hasta el final una no se da cuenta de ello. Tras finalizarlo, el libro se fue al cajón y cuando lo retomé, encontré muchos fallos que corregí. Pero a pesar de rehacerla, seguía habiendo errores garrafales y la novela no acababa de convencerme. Al final, recurrí a una amiga mía que es guionista y escritora, le pasé el texto y me dijo algo que en el fondo sabia, pero no quería reconocer, que uno de los personajes de la novela no pegaba demasiado en la historia. Cuando me lo dijo, me di cuenta y «me lo cargué». Tras eso, la novela me encantó. La verdad es que esta me ha servido mucho como ejercicio literario.

P. ¿Hay muchas Aldaras actualmente?

R. Muchísimas, cada vez mas. Vivimos en un mundo en el que el físico nos lo quieren meter a capón. A los jóvenes, les están dando una realidad muy falsa. Pero claro, a esa edad, cuando no tienes todavía la personalidad hecha y estás llena de miedos y de complejos, te crees todo lo que te dicen. Todo esto hace que muchas chicas – y chicos- dejen de comer, por ejemplo. Al final todo eso se va contagiando de una a otra. Sin embargo, el tema alimentario no es el único problema que la novela trata. «El cuerpo deshabitado» habla de la falta de autoestima, ya que durante la adolescencia peleas continuamente con tu cuerpo. Del mismo modo, también se trata el conflicto continuo entre padres e hijos. Luego el tema de ser «vasalla» de aquellas a las que consideras amigas, lo que hace que se pierda la personalidad. Y por supuesto, el tema de las relaciones amorosas entre adolescentes y las confusiones que estas producen a esas edades.

P. ¿Cómo ha sido realizar el booktrailer del libro?

R. Fue muy bien, la verdad. Nos ha ayudado a grabarlo una amiga de mi hija. De hecho, se ofreció ella a grabar el booktrailer, porque le encantó el libro. Aunque sí que es cierto que fue muy difícil hacerlo, porque en un minuto o dos tienes que explicar la novela, para que la gente se haga una idea del argumento. Así y todo, queda todavía alguna cosa por hacer, hay que perfilar el booktrailer.

P. Principalmente escribe literatura infantil y juvenil, pero ¿tiene alguna adulta o le gustaría escribirla?

R. Yo siempre he pensado que tengo libros, que a pesar de ser juveniles, pueden ser leídos por adultos. «El cuerpo deshabitado» es un ejemplo de ello. Igual que mi novela «Si lo dicta el corazón», que está ambientada en la época de Jesucristo. Aunque el personaje central es un adolescente, la han leído muchos adultos. Me inventé la historia y le dediqué toda una novela al joven rico, que apenas nombran en la Biblia. En cuanto a escribir novela adulta, no lo descarto, quizás cuando yo misma salga de mi propia adolescencia. De momento, estoy muy cómoda escribiendo literatura infantil y juvenil, porque conecto muy bien con ellos.


Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

Marta Villar

Relatos autoficcionados

El mundo de Gatsby

"Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista."

Elocuencia Etérea

Blog de una periodista.

Escritura y música

En este espacio se encuentra una infinita interacción entre versos y canciones

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Alex Martínez Web

Toda la información sobre la trayectoria profesional del actor

venerandum

"Abstraerse del momento por el simple hecho de recordarlo."

Mi vida en Tokio Blues

Una carta un 30 de septiembre, un mes de enero sangrando y un anillo para decir 'te quiero'