Relatos salvajes

relatos

«Relatos salvajes» o cómo el ser humano es capaz de perder la paciencia, mostrando su lado más violento y agresivo. Esta película argentina, dirigida por Damián Szifron, es una antología de pequeñas historias que muestra la reacción de las personas ante casos realmente extremos y en ocasiones hasta irreales. Seis tramas diferentes que dejan entrever la parte más «bestia» del ser humano. Según el director, las narraciones muestran «la difusa frontera que separa a la civilización de la barbarie, del vértigo de perder los estribos y del innegable placer de perder el control».

El inicio de la película viene marcado por «Pasternak». Un relato impactante, no tanto por las escenas del cortometraje, si no más bien por la historia que narra. Un piloto, un grupo de pasajeros y una terrible tragedia. Unos hechos muy similares a los que han marcado la actualidad informativa, y por los que el reciente estreno de la película en algunos países, ha causado ciertas críticas.

«Las ratas» es la segunda narración de la obra de Szifron. Una historia sobre la venganza y las consecuencias de tomar la justicia por nuestra propia mano. El abuso de poder y el dolor que este causa, son los móviles de la vendetta.

En el ecuador del film, «El más fuerte». Uno de los relatos más impactantes, desde mi punto de vista. En este corto, el director sabe llevar al extremo la locura que, en ciertas ocasiones, invade a los humanos hasta el punto de desear la muerte ajena. Leonardo Sbaraglia hace un enorme papel en esta historia.

«Bombita» es la siguiente. Una de las narraciones que más crítica social muestra: crítica al sistema y a las injusticias que se cometen. Simón Fisher (Ricardo Darín) es un ingeniero, cansado de la burocracia de su país. Tras varias quejas ante los órganos gubernamentales pertinentes, decide repartir justicia después de que remolquen su vehículo de forma injustificada.

«La propuesta» es otro de los relatos más críticos. Un sistema judicial corrupto, al que interesa más el poder económico que el deseo de hacer justicia. ¿A alguien le suena? Una temeridad al volante que acaba en asesinato Un niño rico que con dinero todo lo consigue. Remordimientos. Al final, una situación que se escapa de los límites del ser humano.

«Hasta que la muerte nos separe» es la locura hecha cortometraje. No hay manera de explicar esta historia sin contarla entera. En apenas media hora, Szifron muestra todas las reacciones posibles de una persona cuando descubre que le han sido infiel. Pero absolutamente todo llevado al límite. La frialdad del novio en ciertos momentos, la sangre caliente de la novia en otros. Érica Rivas hace un «papelón» increíble, es capaz de pasar de la alegría más tremenda a la rabia más absoluta, sin perder una pizca de credibilidad.

Una película brillante. ¿Hasta qué punto actuamos los seres humanos como verdaderos salvajes?


 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

Marta Villar

Relatos autoficcionados

El mundo de Gatsby

"Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista."

Elocuencia Etérea

Blog de una periodista.

Escritura y música

En este espacio se encuentra una infinita interacción entre versos y canciones

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Alex Martínez Web

Toda la información sobre la trayectoria profesional del actor

venerandum

"Abstraerse del momento por el simple hecho de recordarlo."

Mi vida en Tokio Blues

Una carta un 30 de septiembre, un mes de enero sangrando y un anillo para decir 'te quiero'

A %d blogueros les gusta esto: