Croqueta y Empanadilla

2014-12-27 15.50.20

“Si yo soy una empanada, tú eres una croqueta”. Así empezó todo. Inspirándose en un viaje a Berlín, que “fue un desastre”, Ana Oncina comenzó a dibujar el que sería su primer cómic.

Desde pequeña

“Desde pequeña he sabido que quería dedicarme a dibujar. Cuando iba al colegio, empecé con el manga y el anime, y descubrí que me gustaba hacer cómics e ilustraciones”, explica Ana. Pasó el tiempo, y llegó el momento de acabar el instituto y empezar la universidad. “Me planteé qué hacer, porque Bellas Artes tenía pocas salidas, pero como estábamos en la época de que nada tenía salidas, decidí irme a Valencia”. Eso sí, teniendo claro a qué querría dedicarse en el futuro. Y le salió bien.

Croqueta y Empanadilla

El primer tag dibujado fue el del viaje a Berlín. “Era una historia con principio y final, así que las siguientes las estructuré de la misma manera”. Un cómic, con tintes autobiográficos, en el que la ficción y la realidad se mezclan de una manera realmente interesante. Desde la combinación de personas y alimentos, hasta la aparición de un perro y un gato, que “en realidad no existen, pero son un proyecto de futuro”. Una vez terminadas todas las ilustraciones, los familiares y los amigos de Ana Oncina, la animaron a que publicara las aventuras de Croqueta y Empanadillay aunque no era su idea inicial, lo hizo. “Hice un portfolio, con los personajes, con una idea sobre cómo iba a ordenar la historia y con algún tag hecho. Lo mandé todo a un montón de editoriales, y al día siguiente me llamó La Cúpula”. Y la acogida no se hizo esperar. Seis ediciones desde marzo de 2014. “No me imaginé que tuviera tanto éxito, pensaba que a nadie le interesaría ver mi vida en dibujos. Pero resulta que, en realidad, somos todos bastante parecidos”.

2014-12-27 12.39.09

Técnica e influencias

El proceso de creación es sencillo. La joven eldense, explica su técnica a la hora de dibujar. “Primero hago los bocetos, luego los paso a limpio y los escaneo. A la hora de pintar y maquetar, empleo el photoshop”. En cuanto a las fuentes de inspiración, la dibujante Ana Oncina, reconoce que la gente compara sus ilustraciones con las de Hora de Aventuras. “Seguramente sea así, porque la verdad es que estos dibujos me encantan”, añade. Pero esta no es la única influencia que recibe: “Al entrar en la universidad, empezó a gustarme el cómic europeo underground. Y aunque hace tiempo que no leo mangas, supongo que la influencia continúa latente”.

La continuación

¿Qué pasará con Croqueta y Empanadilla?, ¿seguiremos viendo y leyendo sus aventuras? Por supuesto. “Ahora mismo, estoy dibujando la segunda parte del cómic, que espero publicarlo en primavera”, asegura Ana.


Web Ana Oncina: http://www.anaoncina.com

Anuncios

Je suis Charlie Hebdo

Charlie

Miércoles, día 7 de enero. Son casi las 11 de la mañana y gran parte del equipo directivo de la revista satírica Charlie Hebdo está reunido. Tres atacantes vestidos de negro entran en el edificio y comienzan a disparar a quemarropa contra empleados y redactores. Un total de treinta disparos que acabaron con la vida de doce personas e hirieron a diez más. Una situación desastrosa, con víctimas desesperadas que deseaban no haber pasado por ese infierno Tras una huida forzosa y varios heridos y fallecidos en el camino, los terroristas huyeron. Bajo los gritos de “Alá es grande”, habían vengado a Mahoma, que ha sido caricaturizado varias veces por los dibujantes de Charlie Hebdo. El día 9, después de un largo tiroteo, los yihadistas sospechosos han muerto a manos de la policía francesa.

Este es otro ejemplo más del mundo en el que vivimos. Según la ONU, nadie puede negarnos el uso de internet en ningún lugar del mundo. Sin embargo, pueden asesinarnos por hacer nuestro trabajo. Morir a manos de unos fanáticos religiosos, que emplean el Islam para justificar este tipo de actos, es intolerable. Lo más preocupante es que en pleno siglo XXI, todavía haya tanto radical en la calle, dispuesto a morir por llevarse a unas cuantas personas por delante. ¿En qué nos estamos convirtiendo?

La vida ya es bastante complicada. No necesitamos pasar por este tipo de situaciones. A estas alturas, todos deberíamos poder reírnos de nosotros mismos y de nuestro día a día. Para eso existen los medios de comunicación satíricos. Para eso están revistas como Mongolia y El Jueves. O Charlie Hebdo. Pero lo cierto, es que si hay algo de lo que estoy orgullosa, es de ser periodista. La grandeza de mi oficio está en no dejar de informar, pase lo que pase.

Recordad: el próximo número de Charlie Hebdo sale a la calle el miércoles, día 14.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

Marta Villar

Relatos autoficcionados

El mundo de Gatsby

"Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista."

Elocuencia Etérea

Blog de una periodista.

Escritura y música

En este espacio se encuentra una infinita interacción entre versos y canciones

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Alex Martínez Web

Toda la información sobre la trayectoria profesional del actor

venerandum

"Abstraerse del momento por el simple hecho de recordarlo."

Mi vida en Tokio Blues

Una carta un 30 de septiembre, un mes de enero sangrando y un anillo para decir 'te quiero'